Deja su Trabajo y se Hace Millonario en Amazon en 2 años – Su Historia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

INTRODUCCIÓN

En este video vamos a tener el placer de entrevistar a Álvaro para que nos cuente cómo ha sido su camino desde que empezó a vender en Amazon.

Álvaro tenía un trabajo de alto perfil en consultoría donde ganaba 6 cifras, pero se encontraba en una situación de absoluta depresión y cada día en el trabajo era un calvario.

Sabía perfectamente que tenía que cambiar su vida. Comenzó a vender en Amazon tímidamente hasta que adquirió la suficiente confianza para ir invirtiendo cada vez más e incrementar su catálogo de productos y por supuesto expandirse a diferentes países.

Hoy en día, factura más de 1 millón de dólares al año. En un plazo muy pequeño de tiempo logró dar un giro radical a su vida de 180° y alcanzar la vida que siempre había soñado. Una vida de libertad y de independencia económica y hoy está aquí para contárnoslo.

 

 

TRANSCRIPCIÓN

Paco

Hola a todos. Bienvenidos a un nuevo vídeo de Libertad Virtual. Mi nombre es Paco, y hoy nos acompaña mi amigo Álvaro, que muchos de vosotros ya le conocéis. Es un vendedor de Amazon con mucho éxito. Este año facturará aproximadamente un millón de euros.

Y hoy vamos a hablar sobre un tema que atañe a la mayoría de la población mundial. Vamos a hablar sobre el trabajo, el trabajo que tiene la gente en las empresas, trabajos que realmente les hacen tremendamente infelices. Quieren cambiar su vida, quieren alcanzar la libertad financiera, pero no pueden porque hacer un cambio en su vida significa un cambio de 180 grados, muchísimo esfuerzo, superación de miedo, sobre todo el miedo es importantísimo, y se mantienen ahí atrapados siempre en la misma situación.

Vamos a hablar con Álvaro para que nos inspire un poquito de cómo él también se encontraba en la misma situación, una situación de estrés absoluto, ansiedad, sufrimiento. Ya llegó un momento donde tenías una depresión, de mucho cuidado, llevabas 20 años, no sé cuánto tiempo, trabajando en una empresa de consultoría donde trabajabas de sol a sol, no veías a tu familia.

Y llegó un momento donde como realmente no podías tú solo atravesar esa barrera del miedo, vino el universo y te ayudó, pero te ayudó fuerte porque claro tuviste que pasar una situación de depresión muy fuerte, que ahora vamos a comentar, y quiero que nos lo cuentes con todo lujo de detalles porque yo creo que esto va a inspirar a muchísima gente porque esto es el denominador común de lo que pasa en la sociedad hoy en día.

Entonces, bienvenido Álvaro, empieza a iluminarnos. Y cuéntanos cuál es tu historia.

Álvaro

Muchas gracias por estar aquí con todos vosotros y en este entorno tan paradisíaco, idílico. Pues sí, efectivamente, muchos igual se están preguntando por qué cuento mi historia, no. Por qué cuento mi historia con tanto detalle e intento todavía recordar aquellos malos momentos.

Yo creo que la motivación es muy clara, yo creo que hay mucha gente que se siente identificada con mi historia. Hay mucha gente que, yo creo, que casi todas las semanas recibo un mail de alguien que me dice, oye Álvaro, gracias a oír tu historia, gracias a oír cómo la has superado, yo también me he animado y te toca dar las gracias porque sin tu testimonio no hubiera sido posible y realmente eso es la mayor recompensa que pueda haber sinceramente, el que alguien te agradezca simplemente, que alguien le hayas podido ayudar, le hayas inspirado y se haya dado cuenta en que en que hay una vida muchísimo mejor que la que tiene.

Y entonces, vamos a intentar con este vídeo que haya gente que también se vea reflejada y que sepa que, si bien el camino a veces pues no es fácil, pero hay una salida y una salida pues fijaos donde estamos, no, maravillosa sinceramente, no espectacular.

Paco

Quién te hubiera dicho a ti que ibas a poder pasar una semana entera en Punta Cana conmigo sin tener que pedir permiso a nadie. Ni a tu jefe, ni a tu jefa, ni al socio, ni a absolutamente a nadie.

Álvaro

Imposible, o sea, irme una semana o 10 días o dos días me da igual fuera de lo que es las vacaciones oficiales, por decir una manera, hubiera sido totalmente imposible.

Paco

Claro. Vamos allá, empieza, vamos a intentar no digamos no divagar, no irnos por la tangente y no perder demasiado tiempo. Vamos al foco.

Álvaro

Bueno, como podéis entender, yo por supuesto no empecé mi carrera laboral vendiendo en Amazon ni muchísimo menos. Yo hice unos estudios, me metí en una empresa de una consultoría multinacional. Y al principio, pues maravilloso, entras con 23 años, 24 años, te dan dos palmaditas en la espalda y tú más, más contento porque tampoco tienes demasiado raciocinio o yo por lo menos no tenía demasiado raciocinio para ver dónde me estaba metiendo.

Poco a poco vas evolucionando en la empresa, en general las empresas lo hacen muy bien, no voy a decir todas, pero gran parte de ellas hacer muy bien el llevarte a su terreno, es decir, darte determinadas pildoritas o determinados, como cositas, cacahuetes, zanahorias, para que bueno te sientas, te creas que eres importante, te creas que cuentan contigo, no te creas que eres algo en la empresa.

Pero ellos lo que están haciendo realmente es mentalmente modificándote, cambiándote tu mentalidad, es decir, haciendo que no valgas para nada, pensando que tú fuera de ese entorno no vales para nada, que si eres alguien eres gracias a ellos, vale, que fuera hace mucho frío y que no vas a ser capaz de hacer absolutamente nada, y el problema es que llega un momento en el que tú te acabas creyendo esas historias, te acabas creyendo en que realmente tú fuera de ese entorno no eres nadie, que tú no has ser capaz de hacer nada y que si estás ahí es gracias a ellos.

Entonces, qué es lo que sucede que cuanto más ellos consiguen meterte eso en tu cabeza, ellos son capaces de apretarte más. ¿Por qué? Porque eres como de su cuerda, ¿sabes? Y cuando estás un poquito en el límite sueltan un poquito, van soltando un poquito y luego te vuelven a atar. Y eso hay muchas empresas que lo hacen muy bien, hacen muy bien el romper tu autoestima, el dejarte por los suelos y en el que al final llega un momento que digas yo no puedo ir a ningún sitio porque sé que estoy mal, pero yo no sé hacer otra cosa, no soy capaz de ganarme la vida por mí mismo, yo en esta empresa donde estuve trabajando estuve muchos años, muchos años.

Yo ya tuve periodos de depresión en sí, como en el año 2012, 2013.

Paco

Ojo, depresión y ansiedad.

Álvaro

Sí, sí, sí. además, fíjate, muy bueno, yo en año 2012, 2013, tuve a mi primer hijo, empecé a tener mis primeras depresiones y ansiedad, porque yo tenía un hijo, pero estaba todo el día fuera de casa, yo vivía en Barcelona, pero me iba a Madrid a trabajar todas las semanas, o a Alemania, o a Inglaterra, donde sea.

Yo estando en Madrid, una vez a la semana me iba al psiquiatra y al psicólogo mientras trabajaba y estaba con pastillas. Y qué hizo la empresa, como vio que yo estaba cerca del límite, ¿qué hizo? No te preocupes, te vamos a dar un proyecto estratégico en Barcelona y así vuelves a casa.

Paco

Claro, un balón de aire fresco para ti.

Álvaro

Es decir, claro, una zanahoria, estamos llegando al límite con este tío, venga, vamos a soltar un pelín, pero tuve que llegar al nivel de ojo, estoy con ansiedad, con depresión, voy al psiquiatra y me tomaba todos los días mis tres, cuatro pastillas.

Paco

El Prozac de turno. Para que veáis lo que hace la sociedad de hoy en día en un individuo que no es ningún tonto, vale, un tipo ya con experiencia, con años, con familia.

Álvaro

Y ojo, que creo que no soy tonto, pero en aquel momento me sentía muy tonto.

Paco

Claro, porque realmente lo que hacen es operaciones, digamos, psicológicas, de control de masas, donde con ciertas estrategias pues logran llegar a tu subconsciente y tú, bueno, pues haces como cuando está secuestrado, ¿no?, el síndrome de estocolmo, que al final pues acabas amando a tu secuestrador.

Álvaro

Claro, eso es. Entonces, qué hacen, te liberan un poquito, pum, me voy a Barcelona, y yo digo bueno, vale, oye pues muy bien, no, muy bien. Pero qué es lo que pasa, que enseguida otra vez empiezan a tirar, vamos a ver hasta dónde podemos tirar, hasta dónde podemos tirar, vale.

Y qué hicieron al cabo de no mucho tiempo, dijeron, tenemos un proyecto buenísimo para ti en Portugal.

Paco

Un proyecto estratégico para la firma.

Álvaro

Por supuesto, siempre estratégico para la firma, top, vas a estar en el top.

Paco

Sí, sí, vas a poder ascender y esto es otra cosa.

Álvaro

Eso es. Pero no te preocupes que solamente es un día a la semana. El día de la semana, como comprenderéis todos, se convirtió en cinco días a la semana.

Paco

¿Pero cómo puede ser un día a la semana de Barcelona a Portugal?

Álvaro

Sí, era, no pasa nada, tú te vas a primera hora, haces lo que tengas que hacer allí, te vuelves la noche o como mucho, como mucho una noche, no te preocupes, vas el martes, organizas el equipo y te vuelves.

Qué es lo que pasa, que claro es un día, luego son dos días, luego viene el socio y te dice, sabes lo que pasa es que hay que intentar darle la vuelta, que el cliente es un poquito complicado…

Paco

Si, esa estrategia es siempre igual.

Álvaro

Entonces, pum, cinco días fuera de casa. Vale, entonces, ¿qué pasa? Que claro, otra vez estabas en las mismas. Una depresión de mucho cuidado, una tensión espectacular, malas formas, incluso puedo decir que yo tengo conversaciones de ellos, emails muy heavies que, si hubiera querido, hubiéramos tenido problemas.

¿Y qué pasó? Pues que otra vez, caí exactamente en lo mismo, ansiedad y depresión.

Paco

¿Cuántos años tuviste ahí en esa empresa?

Álvaro

Entré en el 2001 y salí en el 2021.

Paco

O sea, 20 años, entregados los mejores años de tu vida.

Álvaro

En cuerpo y alma.

Paco

Cuando más energía tenías, cuando más ilusión, creatividad tenías, cuando tú cerebro estaba más receptivo para aprender cosas, y es cuando realmente aprovechan este tipo de empresas.

Álvaro

Me podrán decir que hacía bien o que hacía mal mi trabajo, no voy a entrar, es un tema subjetivo. Pero currar y meter horas, eso no me lo puede negar nadie, que yo había proyectos, cuando estaba en Madrid, que llegaba a las 8 de la mañana al cliente y me iba a las 2 de la mañana, un día, dos, tres, cuatro días en la semana.

Y la semana siguiente igual, y la semana siguiente igual, y la semana siguiente, exactamente igual. Entonces, llegó un momento en el que, efectivamente, digo otra vez, ansiedad, depresión, pastillas, psiquiatra.

Paco

¿Cuánto tiempo estuviste medicándote?

Álvaro

La primera vez que me pasó, 4 años.

Paco

4 años tomando caca de la vaca que deja tu cerebro hecho fosfatina.

Álvaro

Totalmente, por supuesto, una cosa que noté muchísimo, pérdida en memoria, espectacular, o sea, no os podéis imaginar, espectacular. Entraba a una reunión y o me lo apuntaba o no tenía ni idea.

Paco

Destroza los circuitos cerebrales.

Álvaro

La segunda vez, otra vez, psiquiatra, psicólogo, etcétera. Y si tú lees, si tú lees mi informe de psiquiatra, se te ponen los de punta, porque leer tiene tendencias suicidas, es muy duro.

Paco

Hombre, se sabe perfectamente que ese tipo de pastillas a largo plazo tiene tendencias suicidas. Y por qué te crees que precisamente están aumentando los suicidios, que no se le da ningún tipo de bobo y platillo en el sistema mediático, porque no interesa, ya sabemos a quién no interesa. Entonces, por qué la gente se tira por la ventana cada vez más, pues a lo mejor hay una correlación directa entre algunas cositas que te estás tomando.

Álvaro

Totalmente, sí. Entonces, al final, llegó un momento en el que dices no puedo más, hasta aquí he llegado. No puedo más, entonces, afortunadamente, yo también tenía un psiquiatra bastante bueno. Y él me hacía ver que el problema no era yo, porque encima, porque encima, lo que tú crees, es que el problema eres tú.

O sea, yo en mi cabeza tenía, no, el problema soy yo, que no hago las cosas bien, que no trabajo lo suficiente. Afortunadamente, llegó un momento en el que, bueno, mis psiquiatras y mi psicólogo me ayudaron en ese caso, y me hicieron intentar ver que la única manera de solventar todo este problema, y Dios, por supuesto que me puso a mi psiquiatra, mi psicólogo, ojo, era dejar la empresa, no había otra solución.

Entonces, bueno, después de muchos problemas, realmente muchos problemas, conseguí, porque daté cuenta que yo lo que tenía era baja autoestima, yo pensaba que no sabía hacer absolutamente nada por mí mismo, a qué me iba a dedicar yo, no tenía ni idea de hacer nada más, y se cruzó Amazon en mi camino, y Libertad Virtual.

Paco

Antes de que empieces con eso, algo también muy, pero que muy grave, es que tú, si no me equivoco, en ese momento ya tenías hijo e hija, correcto, dos, dos, que veías muy poco, y cuando les veías, estabas mal.

Álvaro

Mal, no quería estar con ellos, poca paciencia, mala leche.

Paco

Les echabas unas broncas de mil pares.

Álvaro

Todo, no les veías, era como un extraño en casa.

Paco

Efectivamente. Qué les estás dando tú a tus hijos, cuando son lo que más amas, que realmente estás haciendo eso por ellos, vale, porque llega una edad, ya que, para ti, como tú me comprenderás, que tú y ya somos muy mayores.

Álvaro

No tanto.

Paco

No tanto, pero no nos pueden vender motos, entonces lo hacemos por nuestros hijos, sobre todo, prioridad número uno, ¿y qué les estamos dando? Lo que realmente más necesitan, que es nuestro amor, nuestra comprensión, el juego, la interacción, se la hemos robado.

Álvaro

Simplemente, lo único que quieren es tiempo, no quieren nada más, solo quieren tiempo de ti, nada más, y no tienes tiempo, no tienes tiempo porque estás reventado. Y si te vas a América de viaje, vuelves el sábado a las 12 del mediodía, y lo que quieres decir es déjame en paz.

Paco

Ya independientemente de si ganas más dinero o menos dinero, si vives en una casa bonita, en un piso, da igual.

Álvaro

Entonces, al final, obviamente, con muchísimos miedos, porque yo no sabía qué iba a hacer con mi vida, tenía mucho miedo, esto funcionará, yo tenía un sueldo de seis cifras, y a mí me pagaban seis cifras, volaba en business class.

Paco

Te creías algo.

Álvaro

Claro, voy al aeropuerto en business class, a la vip, no sé qué, tal comidita rica y tal, qué bien me tratan, claro, te tienen que dar la zanahoria.

Paco

Y como la riqueza es relativa, que ya lo hemos hablado mil millones de veces, entonces tú te comparas con, digamos, los cuatro gatos que tienes alrededor, y dices, oye, que yo soy el amo, si me tendría que estar dando con un cantito los dientes, claro, eso es verdad, y entonces te lo recuerdan cuando vas a la oficina, chaval, pero mira lo que tienes, claro, date con un cantito.

Álvaro

Correcto, entonces tú piensas que fuera de ese mundo no eres nadie, porque ello ya se encarga de decir, oye, eres alguien, gracias a que estás aquí, pero fuera no eres absolutamente nadie, no vas a ser capaz de ganarte la vida por ti mismo, y cuidado, estás en la mejor empresa del mundo, las demás empresas son regulas, cuidado, que son regulas, yo tenía secretaria, a mí la secretaria me sacaba los billetes de avión, no tenía que hacer nada, vale, tenía despacho propio, bueno, pues un estatus, y ostras, cómo voy a dejar este estatus.

Es como, qué trabajo tenía, si le preguntas a tu madre, qué, qué trabajo quieres para tu hijo, el que tiene Álvaro, claro, porque desde fuera es muy bonito.

Paco

Claro, y luego va a las comidas y a las cenas, y justificadamente, digamos que saca pecho, presume, y mi hijo trabaja en tal, o las amigas, el hijo es que tiene un puestazo.

Álvaro

Claro, pero ojo, tú dices, ganabas seis cifras, pero tú lo comparas con el dinero que te puede dar un negocio como Amazon, y ganabas dos duros.

Paco

Pero es que ya no es Amazon, es que es lo que sea, es crear tu propia marca personal en YouTube, es, yo qué sé, una página web de afiliados bien trabajada, es hoy en día en el mercado online, lo hemos hablado 50,000 veces, el que no hace dinero es porque no le da la gana, primero porque no da la gana, segundo porque no tiene ya esperanza en sí mismo, tercero porque no tiene disciplina ni capacidad de retrasar la gratificación, porque ya nos la han aniquilado hoy en día con las redes sociales, que es el Instagram, el tiktok, no sé qué, la televisión, el Netflix, no sé qué, ya no existe esa capacidad, parecemos monos.

Álvaro

Claro, además, cuando estás en la empresa, te vuelves sumiso, es decir, todo, todo lo que te echen, te lo comes, todo, no eres capaz de decir, no, esto no lo voy a hacer.

Paco

Pero por qué has perdido la esperanza.

Álvaro

Claro, efectivamente, porque, yo no me había salida, y ahora que estoy currando con 45 años, por ejemplo, 14 horas al día, cuando tenga 60, qué voy a hacer, estar en esta misma empresa y seguir currando 14 horas al día o más, porque luego veía la gente que estaba por arriba, de socios, digo, hostias, pero si son unos pringados, yo no quiero ser como esos, o sea, yo no quiero tener esa vida, pues sí, ganar más dinero, pero esa vida es una vida lamentable, es una vida totalmente lamentable.

Que, si a un socio le había dado un infarto, el otro no sé qué, el otro no sé cuántos, estaban todos hechos polvo.

Paco

Currando todo el día sin ver a la familia, el físico totalmente dejado, totalmente demacrados, hechos polvo, con unas barrigas, de ese tamaño y sintiéndose como un pedazo de estiércol.

Álvaro

Eso es tenían 40 años y alguno parecía que tenían 60, entonces qué hice, pues bueno, al final, sabéis lo que pasa, que se alinearon todos los astros, porque lo que pasó en el mismo momento, en el mismo tiempo, me pasaron tantas cosas a la vez positivas, mensajes positivos hacía, tienes que cambiar de vida, que era imposible que eso sucediera al mismo momento de mi tiempo, imposible, sabes, o sea, que me pasara el tema de la ansiedad con el de la depresión, que encima también tuviera los dos hijos, que además encima venía el tema de Libertad Virtual y de Amazon, vale, que además también en la situación interna de la empresa se me complicó todavía mucho más, porque ya estaba viendo también que incluso muchos de ellos me estaban invitando a, oye, qué tal si vas para otro lado, porque ya tienes que empezar a pasar unos niveles que tienen que repartir el beneficio y no quieren.

Entonces ya también empezaba a molestar, entonces se juntan todas cosas que dices, qué probabilidad hay de que todo esto se junte, que pase en mi vida al momento, y era, tengo que, este tren no puedo dejar este tren.

Paco

Bueno, siempre hemos hablado muchas veces de que realmente el universo, ya dijo, ahora es tu momento, el universo en el camino, te iba abriendo las puertas, diciéndote, Álvaro, que ese no es tu camino, que tu camino está por allí, y tú no lo querías.

Entonces, te abría puerta, puerta, puerta, puerta. Tú seguías bum, bum, impertérrito. Ahí, pum, pum, pum, hasta que un momento que dijo el universo: “Bueno, como ya ha llegado tu momento, te voy a dar una sarta de bofetadas que te voy a poner fino hasta que te enteres” cuando ya tocas fondo y ya no hay alternativa porque el universo ya necesita que pases al siguiente nivel.

Álvaro

Por supuesto, no dormía, lloraba en casa por las noches, vale, no podía más, vale. Y se juntó todo y dije: “Hasta aquí. Hemos llegado, no pude más”. Fue una salida muy complicada porque yo era el sumiso, yo trabaja con todo y había pasado ahora a la acción. Era un descuadre muy grande dentro de la empresa que yo pasé a acción porque yo era el sumiso. Vete a no sé dónde, vete a no sé cuál, salta la pata coja, lo que haga falta, ostras, totalmente desubicados.

Por lo tanto, fue una salida bastante tormentosa, pero yo ya dije hasta aquí llegado, hasta aquí.

Paco

Y llegamos a un momento, yo ya llevaba tiempo contigo hablando de lo que hacía yo, lo de la venta en Amazon y tal, que primera instancia te sonaba como un canto de sirena, que era como “Pero qué me estás contando, este pobre hombre está a lo mejor vendiendo, no sé, en eBay, en Wallapop, en Milanuncios, cuatro cosillas y bueno, a lo mejor puntualmente le va bien. Bueno, pero, pero eso no tiene piernas, eso no es un futuro, eso no es un negocio, una profesión de largo plazo, reputada”. Qué, qué estará haciendo el Paquito, no de turno. Porque todos tenéis que saber que somos muy amigos desde pequeños, hablamos muy claramente el uno con el otro.

Pero bien es cierto que tú me has reconocido que te sonaba como que te estaba vendiendo una moto.

Álvaro

Total, cosa que conozco y sé luego lo que me contabas y las cifras que se manejan. Pero claro, yo pensaba, digo, me está vendiendo una moto, es complicado, es complicado creer en este tipo de negocios. Pero claro, que este tipo de negocios son muy satisfactorios, vale.

¿Y qué pasó al final? Pues que rompí con todo, con muchísimo miedo porque recordar que yo no sabía hacer nada, yo tenía en mi mente en que pensaba que era un inútil, autoestima cero, que no era capaz de hacer absolutamente nada, yo estaba asustadísima, vale.

¿Y qué fue lo primero que hice al dejar la empresa? Tirar las pastillas a la basura y no he vuelto a necesitar una pastilla más, eso sí, recuperar mi mente no se hace de un día para el otro, ha habido 20 años de adoctrinamiento en un trabajo de semiesclavitud moderna, que llamo yo siempre, y a esos 20 años hay que deshacerlos y esos 20 años no se deshacen en un día ni en dos días.

Entonces, obviamente, en este periodo de desde el año 2021 hasta ahora ha habido momentos, pues, mejores y momentos peores. No momentos peores, decir qué he hecho, tenía que haber seguido donde estaba, aguantando lo que sea, porque tenía un sueldo a final de mes. Pero esos pensamientos cada vez son menores.

Paco

Claro, todavía te atormentan.

Álvaro

Claro que sí, por supuesto que sí.

Paco

Porque yo recuerdo cuando empezaste en 2021 que hablábamos de que tienes que crear una tienda en Amazon, de hecho, yo compartí algunas ideas contigo que hoy en día han tenido éxito, gracias a Dios.

Que no había seguridad de ningún tipo, que te puede ir bien o te puede ir mal, pero hay que intentarlo. Entonces, muchos de esos productos han tenido éxito, has montado una tienda increíble, eres tú solo, tienes una persona que por horas te puede ayudar en ciertas cosas así un poquito más rutinarias.

Pero por qué, para dejarme libre para poder hacer mentorías y dedicarme también a lo que es la participación de la formación. Eso no lo sabe la gente, efectivamente.

Una vez que ya has llegado a facturar aproximadamente un millón de euros al año, como siempre decimos, que tú puedes facturar un millón de euros al año y ganar 250.000 para tu bolsillo o para seguir invirtiendo para lo que te dé la gana, vale, que se ha convertido en un negocio que puedes manejar tú solito, que tienes un montón de tiempo libre, no sé cuánto tiempo le dedicarás.

Álvaro

Yo personalmente a mi cuenta, una o dos horas al día como mucho.

Paco

Y en un momento, bueno, llegó el momento en el que nosotros creamos un programa de mentorías personales, privadas para nuestros alumnos, vale, con diferentes paquetes, y fuiste el primero.

Hoy en día hay seis o siete personas que facturan de 1 millón a 2 millones de dólares de facturación al año en Amazon. Y bueno, pues con ese tiempo libre te has dedicado a trabajar con nosotros.

Cuéntame, cuáles son los objetivos, porque no los quiero decir yo, dilos tú, cuáles son los objetivos. ¿Cómo te ha cambiado, qué tienes a día de hoy que antes no tenías?

Álvaro

Principalmente la libertad. Estoy aquí con vosotros en Punta Cana en una semana cualquiera del año, random, totalmente. Vale, que este año nos vinimos, esta vez.

Pero te acuerdas como vinimos la anterior vez, que fue: “Oye, Álvaro, que mañana me voy a Punta Cana, te vienes”, y dije, mañana. Pues mañana voy al aeropuerto. Y fue así, de un día para otro. No se te acordarás y compré el vuelo de un día para otro, hice la maleta, dije a mi familia que me voy a Punta Cana una semanita, venga, va, a trabajar un poquito. Y es esa libertad, que hago cuando lo que quiero, cuando quiero. Por supuesto, libertad responsable.

Es decir, estamos aquí, trabajamos también un rato, hacemos vídeos, hacemos anuncios y Amazon sigue trabajando para nosotros. Amazon, mientras estamos aquí hablando con todos vosotros, pues Amazon sigue vendiendo nuestros productos y hacernos ganar dinero.

Paco

Y haces mentorías por la mañana. Y hago mentorías por la mañana, sí. Me levanto a las 5 de la mañana por decisión propia. me levanto a las 5 de la mañana, hago unas cuantas mentorías y para cuando empieza a salir el sol, pues ya he hecho tres o cuatro mentorías.

Oye, he ayudado todo lo que he podido a la gente y oye, meo a trabajar, hacer vídeos, hacer anuncios y luego, por supuesto, a la playita, disfrutar un poco.

Paco

Efectivamente, vamos a disfrutar, digamos que ese es nuestro, nuestra recompensa.

Álvaro

Es más, en cuanto acabemos este vídeo, nos vamos a la playa.

Paco

Totalmente, y luego volvemos y a lo mejor, pues oye, trabajamos un poquito más, hacemos trabajo administrativo, etcétera.

Es un trabajo por elección totalmente, que nos gusta, que es un hobby realmente, no es ningún tipo de obligación, porque así tendría que ser el trabajo de todo el mundo en un mundo ideal. Lamentablemente, bueno, pues no siempre es así, pero a lo que vamos es que hay que trabajar por la libertad y por hacer lo que nosotros realmente queremos con la vida, porque vida hay solamente una y os puedo asegurar que nadie en absoluto, nadie va a venir a salvaros, nadie en absoluto, vale, os van a dar palmaditas, os van a dar consejos, que dar consejos es muy fácil, pero nadie va a poner la disciplina, el trabajo duro, el sacrificio que es necesario inicialmente para poder conseguir la libertad, porque la libertad se consigue cuando realmente entregas algo al universo a cambio de esa libertad.

Álvaro

Y una cosa importante es que, en mi caso, pues prácticamente dejé de trabajar, no cuando empecé con mi tienda Amazon. Pero yo si hubiera querido, perfectamente hubiera podido montar mi tienda Amazon cuando estaba en la empresa.

¿Por qué? porque no requiere tanto tiempo, fue una decisión mía que tampoco recomiendo.

Paco

Sí, pero mentalmente no estabas…

Álvaro

Si, mentalmente no estaba bien, necesitaba estar tranquilo y reconozco que mi vida ha cambiado de este extremo totalmente extremo, al extremo contrario totalmente extremo. O sea, del mayor agujero que podía estar, que no se me ocurre nada, bueno, siempre hay cosas peores, no, pero un agujero bastante profundo en el que estaba, he pasado al otro punto, que es que no me puedo imaginar sinceramente un trabajo mejor, un hobby.

Paco

Es un hobby, has logrado, antes me has dicho que no, pero cuánto crees que te falta para poder eliminar todas esas reminiscencias negativas que tienes de tu pasado, limpiar tu cerebro.

Álvaro

Yo creo que poco, eh, realmente poco. ¿Por qué? Porque ahora mismo tengo, como decías tú, no tengo un negocio en Amazon exitoso, ningún problema. O sea, así como antes ganaba bien, pero tenías que estar mirando el dinero, obviamente ahora, si quisiera, podría tener un nivel de vida mucho más elevado que antes. Pero también creo que el dinero no te da la felicidad, porque el dinero al final lo quieres para no tener que preocuparte del dinero, para tenerlo ahí si lo necesito algún día, ahí está.

Pero yo no me quiero comprar ni un Ferrari ni nada de esto porque no me aporta nada el bien material tampoco te da felicidad, es la seguridad, que es mucho más importante.

Paco

Puedes comprar algún caprichito de vez en cuando porque siempre alegra el cuerpo, vale. Pero, sobre todo, la seguridad, la seguridad de que tú estás bien, pase lo que pase, ahí tienes ese remanente y sobre todo tu familia, tu mujer, tus hijos, tu madre, tu padre, eh, que, si hace falta aquí estamos.

Álvaro

Ahora llegan mis hijos del cole y estoy en casa, antes igual llegaba y estaban dormidos, y desayuno con ellos y se van por la puerta un besito y me voy a trabajar, pero cuando llegan estoy en casa y por la tarde cuando llegan dejo de trabajar y me pongo a jugar con ellos, me pongo a una peli con ellos, me pongo a hacer los deberes con ellos, y estoy mucho más conectado a ellos, mucho más conectado.

Paco

Claro, porque al final lo que pasa es que nuestros hijos en la sociedad de hoy en día, no nosotros, pero mucha gente, tiene que encargar los hijos a alguien, al colegio, al kindergarten, a la nana, a Pepito, a Juanito, es decir, tus hijos no son educados por ti, que realmente, al Estado, eso le encanta.

Tú tranquilo, tú vete a currar, que ya a tus hijos, ya me encargo yo de adoctrinarlos y te los voy a dejar hechos fosfatina. Para cuando llegan a los 20 años no van a tener capacidad ni iniciativa de nada, que eso, aunque suene muy duro, eso es lo que ocurre, porque vamos a decir, las grandes élites, los grandes poderes, no están preocupados por tu bienestar. Vamos a decir las cosas claras, las grandes élites, los grandes poderes, los gobiernos, las instituciones, de cara a la galería nos quieren un montón, hay un adoctrinamiento a través del sistema mediático permanentemente desde pequeños de que te quieren muchísimo y se preocupan, pero realmente es una manipulación masiva a gran escala que, bueno, pues es casi imposible de creer.

Porque para poder entenderlo y creerlo, tienes que luchar contra ti mismo, esa programación y decir que es que ese chip que me ha metido desde pequeño es que es un engaño. Es que yo tendría que estar trabajando con un pentium, con un m2 procesador y tengo un 286, y entonces, no anda.

Álvaro

Y ahora, verdad, es que gano mucho más dinero que antes, no lo necesito, efectivamente, para vivir no necesito, pero me da seguridad, ahí lo tengo. Y si un día tengo que echarle mano, ahí estará. Y si mañana me tengo que ir de viaje y me quiero gastar lo que sea en el viaje, pues tampoco, pasa nada, no tengo por qué estar mirando el céntimo del viaje, como igual antes sí que tenías que estar mirando. Pero es un tema puntual.

Paco

Vamos a cerrar simplemente con consejos, consejos que vamos a dar a la gente que está en esa situación de tristeza, ansiedad, desesperación, han perdido la esperanza, sufrimiento, medicación.

Porque, además, es que te pones enfermo, porque el ser humano, al final, se enferma, vale, se enferma, no vamos a meternos también en ese campo, pero se enferma solito, solamente por la cabeza, entonces, ¿qué consejos le podemos dar?

Álvaro

Primero, yo creo que lo más importante es que tú puedes hacer muchas más cosas de las que piensas, que puedes hacer mucho más, ¿por qué? Porque probablemente hayas estado sometido a un adoctrinamiento para que tú creas que no eres capaz de hacer las cosas. Y claro que eres capaz de hacer cosas, puedes hacer las cosas lo que te dé la gana, lo que te propongas, eso y muchísimo más, porque tú limitación solamente está en tu mente, pero tú eres capaz de hacer muchas más cosas de las que piensas, pero tienes que vencer el miedo que hay, hay que vencer el miedo que tenemos todos, pero incluso nosotros tenemos miedo cuando hacemos cosas nuevas.

Paco

Por supuesto, permanentemente.

Álvaro

Siempre. O sea, cuando tú vas a hacer algo, yo antes de hablar con vosotros, jamás me hubiera imaginado el ponerme, delante de una cámara.

Paco

Y yo igual.

Álvaro

Y tú igual, para hablar y contar nuestra experiencia. Entonces siempre vas a tener miedos. Ahora tienes un miedo y mañana, si empezamos un negocio nuevo, también tendremos, tenemos miedo, y si subimos a una escalera al tejado, porque tenemos que hacer algo, pues subimos a la escalera, aterrados. Pero hay que vencer ese miedo, porque la recompensa que hay después es brutal, es espectacular.

Paco

Además, una vida donde uno no vence absolutamente ningún miedo y se mantiene el estatus quo, simplemente por seguridad, por miedo al cambio, por esa manipulación cerebral, es una vida que no merece la pena ser vivida. Porque para venir aquí, nuestra consciencia, a este, a este cuerpo, a este mundo tridimensional, y estar siempre igual, sin ningún tipo de evolución, ¿qué sentido tiene? No tiene sentido.

Álvaro

Y además, ojo, que no estamos diciendo deja todo y tírate a la piscina a ver si hay agua, no, estamos diciendo es oye, evoluciona e intenta compatibilizar lo que estás haciendo ahora mismo, vale, porque te digo una cosa, menos tiempo que el que yo tenía es imposible, y yo la formación la estudié entera mientras estaba en la empresa, en mis tiempos libres, por tanto, yo cuando alguien me dice, no es que no tengo tiempo, mira, dudo mucho que tengas menos tiempo del que yo tenía. Y siempre hay tiempo para buscar, igual hay que sacrificarse, si me tengo que levantar a las 7 o me tengo que levantar a las 6.

Dedícate un par de horitas, o cuando metas a los niños a la cama, ponte una horita más, por lo tanto, siempre algo de tiempo, pero requiere esfuerzo, porque sin esfuerzo no se consigue nada, eso está claro.

Pero después, la recompensa merece la pena, ¿por qué? Porque tú puedes seguir con tu trabajo actual, porque no te quieres arriesgar, y es cierto que tenemos unas obligaciones, muchas veces que tenemos que seguir cumpliendo. Pero puedes compatibilizarlo, y cuando veas ya que tu modelo de negocio nuevo te está funcionando, porque no requiere para esto 8 horas diarias ni muchísimo menos. Entonces sí, dile a la empresa, ¿sabes contar? Pues si sabes contar, no cuentes más conmigo.

Así de claro, y te vas a tu negocio de Amazon, encantado de la vida, trabajando tus dos o tres horitas o lo que te dé la gana, porque ojo, hay gente en Amazon también que trabaja 10 horas diarias, ¿por qué? Porque tiene dinero y lo que quieres es llegar a estrellato en seis meses, perfecto. Oye, cualquier plan es válido.

Paco

Sí, pero ya no es Amazon, ya es cualquier cosa, puedes emprender, hoy en día, yo que todos los veranos a España, y veo un poco el ambiente. Pero bueno, digo España, como puede ser cualquier país, vuelves al mundo donde te criaste y empiezas a ver un poco la carencia de poder ver más allá.

La gente está, digamos, atrapada en el mundo tradicional y yo siempre intento animar, intento echar una mano y decir, chicos, en el mundo online está todo por hacer, está todo por hacer, absolutamente todo.

El mundo online yo lo veo como si fuera una tubería gigante donde empiezan a pasar billetes, millones y millones de billetes, izquierda, derecha, o sea, es una cosa donde simplemente tienes que meter la mano, vale, poner un poquito de sacrificio, vale, para meter la mano y empezar a coger.,

Álvaro

Daros cuenta de una cosa importante. Yo, en mi caso, yo tenía, por ejemplo, un sueldo de seis cifras, pero no es un sueldo normal en España, por tanto, mi salto era muy grande, porque era decir, o sea, dejar un sueldo de seis cifras para meterme en un mundo, en mi caso, de Amazon.

Pero en general, en España, el sueldo no es un sueldo de seis cifras, es un sueldo de 1.500, 2.000, 3.000 capitán general, ese dinero en Amazon es muy fácil hacerlo y tardas, qué, 6 meses, se meses haciendo las cosas bien con dedicación y esfuerzo, por supuesto, vale, o sea, el potencial que tiene el negocio online y el potencial que tiene Amazon es de dejar los sueldos normales en empresas tradicionales en auténticos ridículos de dinero, ridículo.

Paco

Y para la gente que esté viendo esto y diga, buah, estos son unos exagerados, unos fantasmas, lo que, lo que queráis, podéis pensar lo que queráis, vais al Playlist de mi canal de YouTube y veis las 40 o 50 entrevistas que he hecho a alumnos de mi formación y escucháis entrevistas de una hora donde os cuentan una historia como la de Álvaro desde el principio hasta el fin, pero con mucho más detalle.

Cómo crearon sus negocios de Amazon, cómo los crecieron, os van a contar también que no es un camino de rosas, obviamente, nada es gratis, hay que sacrificarse, pero vais a ver que no nos lo estamos inventando, es algo, que es de dominio público. Vale y lo podéis verificar.

Álvaro

Sabéis cuál es la frase que más me gusta cuando estoy en Amazon y que bueno, no puedes hacer nada, pero bueno, es una frase muy representativa. “Por qué no lo hice antes”.

Paco

Ya está claro. Sí, yo no lo hice, yo no lo hice antes porque tampoco pude y porque llegó cuando llegó. Pero lo hice también en una situación muy parecida a la tuya, porque a mí no me quedó más remedio, digamos que fue la última, la última bala, el último Bullet. Algún día contaré cómo empecé yo a vender en Amazon porque fue digamos en el, en el fondo de mi situación también fue un tocar fondo increíble y recuerdo perfectamente, el otro día te conté, dónde estaba yo y qué estaba pensando en ese momento porque fue una situación muy, muy dramática, no me quiero poner sentimental en estos momentos.

Yo creo que la entrevista y los comentarios y los tips que nos has dado son absolutamente increíbles. Espero que inspire a un montón de gente, vale, porque yo creo que esto, esto que estamos viviendo en estas épocas es casi una epidemia, y bueno, ponemos nuestro granito de arena y que la gente haga lo que quiera.

Álvaro

Lo más importante es tomar acción porque no estamos diciendo que te tires a la piscina sin agua, sino que tú nada con agua y cuando veas que hay otra piscina mejor te cambias de piscina, vale, pero tomar acción porque nadie os va a regalar nada en la vida, quitar esos miedos y adelante porque realmente después cuando veis hacia atrás decís por qué no lo habré hecho antes porque merece mucho pero mucho la pena sinceramente.

Paco

Muchísimas gracias Álvaro. Gracias por abrirte de esa manera, ser tan honesto, tan noble y espero volver a traerte muy pero que muy pronto.

Álvaro

Seguro que sí.

Paco

Un abrazo, chaos chicos.

Espero que os haya gustado el video, y para todos aquellos que queráis aprender más sobre el mundo de Amazon, os animo a que echéis un vistazo a mis cursos, sin más que decir ¡Muchas gracias y hasta la próxima!

Masterclass exclusiva de 15 minutos

Descubre el paso a paso que han seguido más +13.000 alumnos para facturar 20.000€/$ al mes aunque no tengas producto o experiencia previa