El Secreto de mi Éxito

INTRODUCCIÓN

Hoy es Álvaro quién lidera este vídeo, y os preguntaréis qué hace él presentando un vídeo del canal de Libertad Virtual. Es muy sencilla la explicación hoy voy a ser yo el entrevistado; va a ser una entrevista muy íntima, muy personal, que creo que no va a dejar indiferente a nadie.

 

 

TRANSCRIPCIÓN

Álvaro

Hola a todos. Bienvenidos a un nuevo vídeo de Libertad Virtual. Muchos ya me conocéis; me llamo Álvaro, y os estaréis preguntando qué haces tú presentando un vídeo del canal de libertad virtual. Bueno, pues es muy sencilla la explicación. Hoy voy a hacer una entrevista a Paco, que ya le conocéis de sobra. Creo que vamos a decir cosas muy, muy interesantes que va a sorprender, pero que va a ser muy interesante para todos vosotros.

Paco, una persona que bueno, que ha creado su cuenta de Amazon, que muchos ya sabéis, factura entre 4 o 5 millones de euros todos los años consistentemente, que ha creado una marca personal muy potente, que además ha creado una formación, la número uno sin duda de habla hispana en el mundo, con decenas de miles de alumnos.

Y muchos se estaréis preguntando, Paco, ¿cuál es el secreto de tu éxito? ¿cómo has llegado hasta aquí? ¿Cómo has llegado a tener este imperio? No, por decirlo de alguna manera.

Paco

Sí, bueno, este mini imperio. Gracias, Álvaro, por invitarme al Canal. Muy agradecido, muy agradecido, efectivamente. Va a ser una entrevista muy íntima, muy personal, profunda.

A lo mejor la gente se va a pensar que me he vuelto loco. Es muy posible, pero no pasa nada. No pasa nada. Lo vamos a decir igualmente porque, yo creo que es necesario y yo creo que la gente cada vez más está en necesidad de oír este tipo de cosas.

Cuando hablamos de éxito, al final, el éxito es relativo, ¿no?, y depende de cómo decidas definir el éxito. Yo creo que ahora mismo estás hablando del éxito financiero, pero lo vamos a hacer un poquito más amplio y vamos a hablar del éxito en general. El éxito en la vida, con los amigos, con la familia. Pero bueno, vamos a focalizarnos quizás en el tema financiero.

A mí ego le encantaría decir que soy un tío estupendo, que soy super trabajador, que soy el más listo del mundo, el más alto, el más guapo, el más persistente, el más disciplinado y todas esas cosas, y que, por eso, precisamente, he llegado a donde he llegado. Pero eso es simplemente a mi ego.

Después, la realidad, después de haber vivido ya unos largos años acercándonos a los 50, vale, y haber vivido mucho y habernos dado cuenta de la fragilidad de la vida, vale, y darnos cuenta de que realmente no controlamos absolutamente nada, pues tengo que decirte que el secreto de mi éxito es, sin ninguna duda, Dios.

Para mí es Dios. Algunas personas lo llamarán Providencia, divinidad, el universo, la fuente, pero vamos a decir que es Dios. Ese es para mí el secreto de mi éxito, sin ninguna duda, con los ojos cerrados lo creo ahora y lo creeré hasta el final de mis días.

Álvaro

¿Por qué piensas que es Dios? Porque realmente hay mucha gente dirá: “Bueno, claro, solo lo dices ahora porque has llegado al éxito. Pero ¿por qué piensas que es Dios? ¿Por qué no puede ser tu esfuerzo, tu perseverancia, tu trabajo, tu dedicación?”

Paco

Bueno, es muy buena pregunta, realmente. Yo creo que la respuesta es muy sencilla, ¿no?, y tú y yo que hemos ido al colegio y hemos estudiado ciencias, vale, las matemáticas, física, química, estadística, etcétera, sobre todo estadística, con un mínimo de conocimiento, llegas a la conclusión, si sabes un poco de estadística, que hay ciertas cosas que ocurren en la vida cuya probabilidad es absolutamente igual a cero, diría negativa. Pero bueno, la probabilidad es igual a cero.

Entonces, a mí me han ocurrido una serie de cosas en los últimos años, sobre todo a partir de un punto de inflexión, que hubo, que son absolutamente inverosímiles, que fueron prácticamente milagros, milagros que se iban concatenando uno detrás del otro, que no ocurrieron por casualidad y cuya probabilidad, como ya te digo, es igual a cero. Y es igual que, como dicen, no, que imagínate un avión volando por el cielo que de repente estalla, se rompen millones de pedazos y vuelve a caer a la tierra totalmente ensamblado y en perfecto estado. La probabilidad de eso, pues, eh, por no decir cero, es uno entre un cuatrillón.

Bien, entonces, también han ocurrido una serie de cosas una detrás de otra como si estuvieran perfectamente concatenadas, unidas y fueran de la mano, eh, que me han llevado a donde estoy hoy en día. Y como vuelvo a repetirse un poquito de estadística, pues mi única conclusión es que ha habido una intervención divina, una mano de Dios que en ese momento me lo ha permitido, es decir, no soy yo, vale, no soy yo. A mi ego le encantaría decir, eh, soy un tío estupendo, pero no soy yo, es decir, me lo están permitiendo por la razón que sea, y esa intervención me ha llevado a niveles absolutamente insospechados que yo nunca jamás hubiera llegado.

Y, además, te voy a decir otra cosa, como yo ya he montado varios negocios en el pasado, y varios, varios, y he fracasado estrepitosamente uno detrás de otro, pese al hecho de que tenía absolutamente, aparentemente, todas las herramientas para tener éxito y no lo hubo, es decir, no hubo éxito. La experiencia es un grado y al final te das cuenta de que lo que ha ocurrido realmente es porque te lo están permitiendo y porque ha llegado el momento y que es Dios el que te lo está permitiendo.

Álvaro

Sí, pero ¿por qué? ¿Por qué a ti y no a otra persona o por qué, por qué ahora y no hace 10 años? Porque como acabas de decir ahora mismo has montado varios negocios, fracasaron y además también, eh, digamos que fuiste víctima de las drogas también.

Paco

Sí, bueno, para clarificar, fui víctima de las drogas, no recreativas, drogas de esas que tienes que tomar durante muchos años que te hacen totalmente adicto por una serie de operaciones que tuve, tres operaciones una detrás de otra, y efectivamente, yo llegué a tocar fondo.

Pero yo creo que, vamos a ir hacia atrás y vamos a utilizar, eh, una frase de mi amigo Eckhart Tolle, vale, el famoso Eckhart Tolle, los que no conozcáis echar un vistazo porque es mágico, que decía en su primer libro que en la vida hay que morir antes de morir, es decir, ¿qué quiere decir este hombre? Quiere decir que en la vida hay que matar a tu ego para poder seguir hasta el final de tus días viviendo una vida plena. Vale, y haciendo o cumpliendo la función fundamental de esta dimensión, que es hacer que la consciencia evolucione.

Entonces, cuando habla de que hay que morir antes de morir y hay que matar al ego, volvemos un poquito atrás en mi vida también, yo tenía, como tú sabes perfectamente, un ego gigante. No, cuando yo era joven, pero llegó un momento, en mi vida cerca de los 40, donde prácticamente tiré la toalla y me quedé prácticamente sin esperanza.

Entonces, ¿qué pasaba en ese momento? Yo toqué fondo y ya llevaba muchos años siendo realmente, una víctima. No, yo estaba vibrando en esa frecuencia de victimismo, de protesta, de pensando que el mundo me debía algo, vale, con derechos adquiridos. Sabes que esta sociedad te vende una cantidad de derechos adquiridos enorme cuando el único derecho es, digamos, al a la vida y a la libertad y yo vibraba en esa frecuencia, no, y me daba cuenta que allí donde iba, iba esparciendo energía negativa y cada vez la gente quería estar menos conmigo, cosa que era muy extraña porque yo de pequeño no era así, vale, pero yo vibraba en esa frecuencia terrible y llegó un día que toqué fondo, no nos vamos a meter ahora en detalles, toqué fondo terrible donde ya no había esperanza para mí y me di cuenta de que estaba agotado, cansado del modus operandi que yo llevaba, es decir, estaba cansado de ser una víctima, estaba agotado, ya estaba baldado, yo decía: “Pero qué es esto, o sea, ser una víctima permanentemente”.

Permanentemente la gente me oía, le entraba por un oído, le salía por otro, además lo sabía perfectamente. Y entonces decidí, en ese momento, que tenía que o irme al otro barrio o cambiar realmente mi vida, coger por los cuernos el toro y cambiar mi vibración y pasar de esa vibración baja, vibración de victimismo y de derechos adquiridos a una vibración totalmente diferente.

Es decir, una vibración de agradecimiento por todo lo que tenía, una vibración de positivismo, una vibración de esperanza, de trabajo, de sacrificio y de olvidarme de los derechos adquiridos, vale, porque efectivamente, yo también, aunque siempre he estado un poquito más despierto, yo creo que la media, el adoctrinamiento de la sociedad también me había afectado porque yo vivo en esta sociedad, entonces esa sociedad me ha afectado su programación, ese chip que te meten en la cabeza y yo iba pensando por ahí, pues, que la vida me debía algo, y que tenía mis derechos.

Vale, entonces cambié por completo mi vibración y, digamos que subí esa vibración y me alineé con otro tipo de vibración, otro tipo de frecuencia, y entonces, cuando empezaron a cambiar las cosas, vale, esto a la gente le puede sonar como a brujería, pero lo que la gente tiene que tener claro es que hay mucho más allá de los cinco sentidos, lo que nosotros percibimos como realidad.

Entonces, lo que definitivamente puedes hacer, y además hay millones de personas hablando de eso cada vez más porque están viendo un despertar, tú puedes alzar, subir tu vibración y, realmente, conectar con ese Dios, con ese universo, ya vamos a hablar más de eso.  Y es a partir de ahí un punto de inflexión donde, con ese cambio, yo logré empezar a ascender cada vez más. Ojo, no fue fácil, fue una lucha terrible, fue la Gran Batalla contra mi cerebro, contra mis creencias, pero no había solución porque solo había dos opciones: o morir o entrar en el mundo de la espiritualidad.

Y, de hecho, hay muchos gurús que dicen que llega cierto momento en la vida que, a un ser humano pensante, despierto, no le quedan más, no quedan más que dos opciones: o morir o entrar en el reino de actualidad, vale. Y eso es lo que ocurrió. Y eso es lo que, a mí me catapultó hacía, digamos, a este camino de éxito en el que me encuentro hoy en día, del que ya vamos a hablar.

Álvaro

Pero volvamos al tema del ego porque hay mucha gente que realmente, la sociedad hoy en día, te lleva a casi todo el mundo a tener un ego desmesurado, ¿no? Tú has dicho antes que tú tenías un ego totalmente desmesurado, yo que te conozco muy bien, efectivamente, corroboro que tenías un ego muy, muy exagerado. ¿Has conseguido matar ese ego?

Paco

Bueno, realmente no lo he matado porque no creo que se pueda aniquilar al ego, es parte de nosotros, ¿no? Solamente que yo creo que he logrado domarlo, he logrado entenderle, he logrado entender cómo me manipula, vale. Y cómo me lleva hacia la baja vibración en vez de llevarme hacia la alta vibración. El ego siempre va a estar ahí, lo único que hay que saber es que siempre intenta traicionarte, pero está ahí. Esa labor continua que tienes que hacer espiritual de control de ego y utilizar el ego para lo bueno, porque el ego es un arma de doble filo, puede ser terrible para tu vida y puede ser absolutamente increíble, positivo, para reunir el coraje y la fuerza que hace falta para resurgir como el ave Fénix.

Álvaro

Pero entonces has pasado de un ego negativo, lo has transformado, ¿no?, en un ego positivo que te ha permitido evolucionar.

Paco

Bueno, yo creo que, que los dos siempre estuvieron ahí pero no quiero culpar a la sociedad solamente, porque yo soy responsable de todo lo que me ocurre, por supuesto que la sociedad se preocupa muy mucho de hacer que vibres en una frecuencia baja y que no seas capaz de desarrollar tu espiritualidad, porque una vez que desarrollas tu espiritualidad y creas esa conexión con Dios, la fuente, el universo, la divinidad, es game over para el sistema, y realmente, el sistema, lo que quiere, este sistema pernicioso en el que vivimos, lo que quiere es cortar esa conexión, esa creencia, que es el verdadero poder que tiene el ser humano, que lo tenemos todos, que nos lo han, digamos, extirpado con ese adoctrinamiento desde que somos pequeños, y que son, es, es el verdadero poder, la capacidad de crear esa conexión que tenemos, porque cuando no creemos en nada, el Estado o el sistema viene y nos dice, ven para acá que yo te voy a decir lo que tienes que hacer, que tienes un montón de derechos, y te voy además a no solamente adoctrinar a ti, a tus hijos, y a los hijos de tus hijos.

Entonces, ahí hay una labor muy dura que hacer, la Gran Batalla que le llamo yo, mucho más difícil que ganar dinero, ganar dinero es relativamente fácil, pero la Gran Batalla está aquí. Porque al final, en este mundo tridimensional, no es cuestión de hacerse millonario o no, aquí la Gran Batalla es una lucha espiritual, vamos a decir, entre el bien y el mal. Al final, todo es relativo, pero para hacerlo muy simple, este mundo tridimensional es una batalla entre el bien y el mal.

Álvaro

Pero mucha gente estará pensando ahora, vale, muy bien, pero todo esto que estamos comentando es, es muy etéreo, no es palpable. Cómo sabes que este estado de abundancia no es algo pasajero, sino que va a durar el tiempo y que no es algo de suerte o algo que ha venido al azar.

A mucha gente le encanta decir, oye, has tenido éxito porque, ¡que suerte has tenido!

Paco

Yo cada vez que hablan de la suerte me hago media sonrisita, porque la suerte siempre hemos creído en la suerte, en el azar, no en el random, vas al casino y, oye, toca un número. Yo no creo en la suerte, antes sí, ahora no. La suerte es simplemente un nombre que se han inventado para enmascarar lo que realmente es una conexión divina, vale, a la que somos capaces de acceder. Pero bueno, para responder a tu pregunta, lo que voy a hacer es, quizás hacer alusión a una frase que se me ha quedado grabada desde que la escuché hace un montón de años, y era una pregunta que le hacían al presidente, al CEO de una de las empresas más grandes de Estados Unidos, de las top 500 de la bolsa. Y le preguntaron, oye, usted es un tipo estupendo, usted ha llegado lejísimo, se ha ganado un montón de dinero, ha llevado la empresa al siguiente nivel, ¿cuál es el secreto de su éxito? Y él dijo una palabra que yo, en aquel momento en inglés, tampoco la sabía, que era tithe, y yo dije, y eso qué es, lo busco en el diccionario, y era diezmo.

Y yo me quedé pensando y digo, el diezmo. Entonces, él explicaba, no a qué se refería. Entonces, él explicaba que el secreto de su éxito era que él había compartido su riqueza, su abundancia, con el máximo número de personas que él podía, obviamente, sin cometer locuras, pero ese fue el secreto de su éxito. Entonces, hago, digamos, ese prólogo para, para explicar cómo veo yo, ya después de tantos años, lo que es la vida en este mundo tridimensional. Y lo veo como si fuera una red, un Network, vale, con millones y millones de nodos, y todos, cada uno de nosotros, somos un nodo. Y nosotros tenemos que elegir si queremos ser un nodo positivo o un nodo negativo. Y me explico, un nodo transmisor de energía o un nodo aislante de energía, un nodo de cobre, vamos a poner el ejemplo, o un nodo de plástico.

Los nodos de plástico son todas aquellas personas a las que se nos ha educado con escasez, donde siempre tiramos a amarrar. Oye, voy a soltar ahí 100 euros, por un ejemplo tonto, una propina. Esa propina no vuelve nunca jamás. Siempre nos han enseñado a vivir en escasez, a amarrar, a guardar, a bloquear, a bloquear el flujo de energía.

O puedes elegir ser totalmente lo contrario, es decir, un nodo de transmisión de energía, un hilo de cobre a través del cual la abundancia del universo, que es abundancia total infinita, empieza a fluir a través de la red, llega a nosotros, que somos un nodo, y nosotros la transmitimos.

Álvaro

¿Pero te refieres solamente a dinero?

Paco

No, me refiero a todo, a todo porque todo es energía. El dinero es energía. El amor es energía. También es energía una palmadita en el hombro, dando ánimo a una persona, un piropo a una persona, un, oye, lo has hecho estupendamente, millones de cosas son energía, porque todo lo que haces, todo lo que haces, tiene un efecto colateral, causa y efecto en otras personas, absolutamente todo.

Entonces, a lo que voy es, tú tienes que elegir si quieres ser un nodo de transmisión o un nodo aislante. Si te conviertes en un nodo de transmisión, vale, entendiendo que la abundancia es infinita y que tu obligación es transmitirla porque estás cumpliendo con una ley universal, tú no puedes bloquear esa energía porque esa energía no es tuya, la estás tomando prestada, vale. Lo que pasa es que la gente la quiere amarrar, la quieren para ellos. Ahí es el grave problema, por eso no se puede evolucionar cuando tú entiendes que tienes que dejar marchar porque Dios o la fuente te está dando toda esa abundancia porque la fuente solo te da la abundancia cuando la puedes gestionar.

Entonces, cuando te lo está dando y tú lo estás esparciendo, lo estás transmitiendo sin volverte loco. Por supuesto, cuando la gente lo necesita. Entonces estás cumpliendo con una ley universal que nunca nos han explicado. Nos han explicado la del aislamiento, la de amarrar, la de bloquear, pero la otra no nos la han explicado.

Entonces, cuando tú entiendes eso y el universo entiende, o Dios entiende que tú ya lo has entendido. Entonces, cuando dice: “Ahí tengo un nodo que me ayuda a transmitir la abundancia y la energía que viene de mí”. Entonces, una vez que ese ciclo empieza y tú lo continúas, la abundancia es infinita, es decir, te viene en cantidades absolutamente ingentes, como nunca jamás te lo hubieras imaginado. Y tú puedes dar a alguien, esa persona, no esperes nada de esa persona porque probablemente nunca jamás recibas nada de esa persona, pero estás cumpliendo con esa ley universal. Pero el Universo se encargará de que te llegue desde otra fuente, vale.

Lo que pasa es que la sociedad hoy en día, precisamente, lo que quiere es tenernos atrapados en esa filosofía de escasez, de yo no ayudo al prójimo, yo no le voy a echar una mano, amarrar para mí competencia, contra los demás, competencia contra mi familia, contra mis amigos, es un sistema, es una lucha espiritual, y el sistema no te va a ayudar. Lo tienes que pensar, lo tienes que desarrollar, lo tienes que interiorizar tú mismo.

Álvaro

Entonces, una vez que tú has conseguido esa energía positiva, esa vibración, que te has convertido en un nodo transmisor de energía, mucha gente se está preguntando: “Vale, entonces cuando he conseguido esto, ¿me puedo tumbar en una tumbona y me llegará por todos los lados la riqueza?”

Paco

Vale, hay una cosa que no te he dicho, pero en respuesta a tu pregunta inicial, la anterior, tú me habías preguntado cómo se puede uno asegurar de que ese éxito, digamos, es permanente.

En mi opinión, puedes tener éxitos temporales. No, a veces ves por ahí a gente que dices, pero cómo es posible que ese tenga tanto dinero, no sabe hacer con un canuto o es un capullo, vale, una mala persona. Y probablemente esa persona tenga un éxito temporal, pero después vendrá el universo y llamará a la puerta.

Ahora, si quieres tener un éxito permanente, ya no solamente en los negocios financieros, etcétera, sino también con la familia, con el amor, con todo, con la salud, con todo, no hay un éxito permanente si no va de la mano de la espiritualidad. Lo vuelvo a repetir, no hay un éxito permanente jamás en la vida si no va de la mano de la espiritualidad. Entonces, volvemos a la pregunta última que me has hecho de estar en la playa tirado, bueno, ahí para que la gente lo entienda, de una forma sencilla, por lo menos en mi opinión, todo esto son opiniones mías personales, y cada uno que las tome como quiera. Pero mi opinión, tú no puedes hacer eso y tener éxito en absolutamente nada.

Si quieres quedarte en tu estatus quo totalmente relajado, sin hacer nada, llevando una vida de hedonismo, lo que estás haciendo es incumpliendo una ley universal. ¿Cuál es esa ley universal? Que nunca jamás nos han explicado, ni en el colegio, ni en la universidad, nuestros padres porque no lo sabían, ni absolutamente nadie. Es una ley universal muy sencilla y es que nuestra consciencia, porque somos consciencia, vale, que está aquí en este cuerpo experimentando, ha venido aquí con alguna función, con una misión. No todos venimos con asignaturas pendientes.

Entonces, esa consciencia que viene aquí necesita experimentar, necesita vivir, necesita evolucionar. ¿Tú puedes evolucionar si estás tumbado en la playa todo el día? No, ¿cómo evolucionas? Se evoluciona a través de la disciplina, el trabajo, el sacrificio, superación de miedos, sufrimiento. Estos dos últimos son unos catalizadores increíbles, la superación de miedo y el sufrimiento. ¿Por qué? Porque a priori son un túnel oscuro, son un túnel oscuro, pero siempre hay un final al final del túnel, siempre llega la luz.

Entonces, el sufrimiento, los miedos son un catalizador que la gente ve como algo horrible, pero que realmente son una bendición del universo porque te llevan al siguiente nivel. Entonces, tú necesitas sufrimiento, superación, superación de miedos, trabajo, disciplina, cosas muy duras que hoy en día el sistema te dice tranquilo, que tú no tienes que hacer nada, yo me ocupo, tú tienes un montón de derechos y, además, yo te los voy a cubrir. Pero qué está haciendo, evitándose que cumplas con una de las leyes universales fundamentales para las cuales estamos aquí, que es llevar nuestra consciencia al siguiente nivel. Por eso, la gente sufre tanto. Yo tengo un montón de derechos. Yo tengo derecho al relax. Yo tengo derecho al no sé qué, al no sé cuántos. Todos son derechos, ninguna obligación.

Álvaro

Bueno, yo creo que eso también llevará, lleva a las personas a la mediocridad en muchos casos.

Paco

Pero más que la mediocridad es el sufrimiento, porque todas esas personas están en permanente sufrimiento, parece que no, porque están tranquilos, no hacen nada, pero el sufrimiento interior, porque la consciencia te llama a la puerta y te dice, pero chaval, que estás viviendo una vida que no te corresponde, que aquí has venido a otra cosa. ¿Por qué cuando haces algo bien, que ha sido duro, que ha sido sacrificado, que haces algo por tu familia, que lo que sea, te sientes bien? Porque la consciencia te está diciendo, eh, para eso he venido aquí, para aprender, para evolucionar, para ir al siguiente nivel.

Y volviendo a hacer alusión a nuestro amigo Tolle, siempre dice que todo lo que te ocurre, todo, absolutamente lo bueno y lo malo, es para llevar tu consciencia al siguiente nivel de consciencia.

Álvaro

Es muy interesante, porque hay mucha gente de éxito, muchísima gente de éxito, que si lees lo que hablan, no sobre el porqué de su éxito, hablan precisamente, y a modo de resumen se podría decir, no, que lo que dicen es que es imposible tener éxito sin espiritualidad. Y lo dice muchísima gente que realmente está teniendo muchísimo éxito, no tanto laboral como personal, como profesional, etcétera.

Entonces, oye, hay que tenerlo muy en cuenta. Y hay mucha gente que ahora mismo, probablemente, está intentando digerir esta entrevista, está intentando ver si estamos locos o no estamos locos. Yo, este tema contigo, yo creo que lo hemos estado hablando durante hace mucho tiempo, yo reconozco que, en mi época mala, cuando empecé a hablar contigo de este tema, yo pensaba que se te había ido la cabeza, realmente pensaba que digo, las drogas que tomaste en el pasado, te habían dejado algún trauma.

Pero cuando yo he conseguido también salir de ese pozo que estaba y cuando he visto que digo, es imposible que me ha sucedido tantas cosas positivas en tan corto plazo, que es un poco lo que comentabas al principio, en tan corto espacio de tiempo donde la probabilidad de que de que esas de todo, que de que todas esas cosas que vienen a mi vida en el mismo momento de mi vida, de casi 50 años que tengo, es prácticamente imposible, dices, ojo, ojo, que hay que empezar a pensar un poquito más allá de lo que es el mundo terrenal y cada vez que vas metiéndote en ese mundo y cada vez que vas viendo que poco a poco vas evolucionando y saliendo digamos de esa oscuridad que había antes, cada vez te vas dando más cuenta de lo que estás comentando.

Yo todavía estoy, por supuesto, estoy todavía en un proceso muy inicial, al que tú estás. No, pero poco a poco empiezas a darte cuentas y dices, ostras, igual el amigo Paco no está tan loco y ojo, igual hay que tomar muy en consideración porque te das cuenta que también te acercas a la felicidad, no te acercas a ser mucho más feliz, a ser mucho más completo, a ser mucho más digamos personal íntimo.

Paco

Efectivamente, va a haber mucha gente que piense que bueno, pues que hemos estado fumando cosas raras, no pasa absolutamente nada. Yo hubo épocas en las que estaba totalmente dormido, yo era un zombi total, tuve mi despertar, me llegó cuando me llegó, eh, cada uno tiene su momento, vale.

Lo único que diría ya, digamos, para finalizar como consejo es, lo único que me gustaría que la gente se planteara es, ¿de verdad pensáis que lo que estáis viendo con vuestros cinco sentidos es lo único que hay? ¿De verdad pensáis que vuestra percepción es la realidad? ¿De verdad pensáis que no hay nada absolutamente más allá? Esa es, digamos, la pregunta clave que creo que hay que hacerse.

Y luego la segunda cosa que diría como consejo ya, para cerrar, es que no os dejéis llevar por la tentación de la comodidad, de la vagancia, de porque el Estado, el sistema, llámale como quieras, la élite, quien quieras pensar que está en el, digamos, al volante de nuestras vidas, se preocupan muy mucho, saben perfectamente dónde está el poder del ser humano, dónde radica.

Se preocupan muy mucho de cortar esa conexión entre nosotros y la divinidad porque saben que está ahí el verdadero poder de crear. Vale, y nos venden la idea cómoda, digamos, colectivista en la que tú tienes un montón de derechos, yo te quiero muchísimo, te voy a cuidar, y realmente, es toda una fachada demoníaca, vamos a llamarle, para evitar que nosotros, como seres humanos y seres divinos, alcancemos nuestro máximo nivel y ascendamos donde realmente nos corresponde.

Álvaro

Muy interesante, Paco, todo lo que nos has contado. Entiendo que, a muchos de vosotros, yo por lo menos, lo que aconsejo es que la gente haga una reflexión, que piense en todo lo que hemos hablado, que realmente analice si no piensan que hay nada más allá, y que, y quizás, este vídeo es muy bueno para que la gente tome un poco de reflexión, no, y se haga muchas preguntas, no, que igual hasta ahora no se hacían.

Muchas gracias, Paco, por esta entrevista.

Paco

Espero que me vuelvas a invitar al canal.

Álvaro

Sí, hombre, por supuesto, por supuesto, y te invito también a Punta Cana que vengas otro día, no hay ningún problema. Pero muchas gracias por abrirte de esta manera, por contarnos una cosa tan íntima, tan personal, incluso sabiendo que hay mucha gente que bueno, que no lo va a entender y que bueno, que esperamos que inspire, que haga reflexionar a la gente, que piensen, oye, y que por lo menos a alguien le haya podido ayudar, y si, y si conseguimos ayudar a alguien, que vea la luz, que abra los ojos y que podamos guiarle hacia el éxito, pues nos damos más que satisfechos.

Paco

Gracias a ti, llevo mucho tiempo queriendo hacer un vídeo como este, siempre me ha dado un poquito de respeto, pero creo que se lo debo al universo y es mi forma, o una de mis formas, de digamos, esparcir esa abundancia, ese conocimiento e intentar ayudar al que realmente quiera ser ayudado.

Álvaro

Efectivamente, porque si alguien no quiere ser ayudado, ya puedes hacer lo que sea, es imposible. Muy bien, Paco, muchísimas gracias por estar con nosotros.

Paco

Gracias a todos. Hasta luego, chao.

Espero que os haya gustado el video, y para todos aquellos que queráis aprender más sobre el mundo de Amazon, os animo a que echéis un vistazo a mis cursos, sin más que decir ¡Muchas gracias y hasta la próxima!

Recent Posts

Masterclass exclusiva de 15 minutos

Descubre el paso a paso que han seguido más +13.000 alumnos para facturar 20.000€/$ al mes aunque no tengas producto o experiencia previa