¿Cómo he Generado $31 Millones con Amazon FBA? (Curso Principiantes Paso a Paso Para 2024)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

INTRODUCCIÓN

Hoy os voy a enseñar qué es exactamente lo que hay que hacer para poder vender en Amazon. Lo que he hecho en este video es crear un resumen en el que os voy a mostrar de 0 a 100 cuáles son los pasos que hay que seguir para vender en Amazon y no dejarte absolutamente nada en el tintero. Y lo más importante de todo, no cometer errores en el proceso.

Hablaremos de la búsqueda de productos, de la obtención de proveedores, de la fabricación, de las inspecciones de productos, de la logística, de los lanzamientos, y de todo lo que podáis imaginar.

 

 

TRANSCRIPCIÓN

Bien, vamos adelante y vamos a ver qué hay que hacer exactamente para poder vender en Amazon. Lo que he hecho en este vídeo es crear un diagrama o un gráfico con todos los pasos que yo creo que hay que seguir, y aquí voy a plasmar todos los cambios que ha habido en Amazon y lo que he aprendido en los últimos meses.

Entonces, que sepáis que esto que os voy a contar es un proceso a grandes rasgos y refleja de forma muy esquemática todo lo que enseño dentro de mis formaciones, y ahí voy muchísimo más en detalle, obviamente.

Ante todo, no os agobiéis porque cuando empezamos a ver todos estos gráficos y todos estos flujos puede que os entre un poquito de ansiedad, pero tenéis que saber que el procedimiento al final es bastante fácil o bastante más fácil de lo que la gente pueda pensar a priori.

Vamos a empezar con el primer paso, que es buscar un producto. Y esto significa buscar una categoría, una subcategoría o subcategoría, que también le llaman un nicho, que nos puede interesar para vender en Amazon. Entonces, aquí existen dos estrategias: la primera, la del unicornio, y la segunda, la del perfil bajo.

El unicornio consiste básicamente en conseguir un producto con un perfil alto, cuyas ventas sean muy grandes, lo que le llamo yo, básicamente un santo grial que nos promete grandísimas ganancias y que nos va a hacer ricos de la noche a la mañana. Que sepáis que esta estrategia a mí realmente no me gusta en absoluto, y no me gusta porque tiene muchos riesgos, porque consiste básicamente en invertir todos mis esfuerzos en un solo producto que aparentemente, vende mucho, como pueden ser, por ejemplo, toallas, vasos, almohadas o incluso bombillas, por poner algún ejemplo.

Son productos de alto consumo y son tremendamente tentadores. Y bueno, pues tremendamente atractivos. O lo que también puede ocurrir con este tipo de producto es que de repente, si es que todavía no había mucha competencia, aparezca con el tiempo esa competencia, porque es un producto muy interesante y estos competidores te obligan a ir bajando los precios poco a poco, paulatinamente, y con el tiempo, tu producto puede que desaparezca, porque simplemente deja de ser rentable.

Bien, luego está el perfil bajo, y esta estrategia consiste, como el propio nombre indica, en buscar productos con un perfil bajo. Que vuelen bajo, que no se noten, que no llamen la atención de la competencia y que sean productos que vendan, en vez de 30 a 40 unidades al día, bueno, pues que vendan unas poquitas, 3, 4, 5, 6 unidades al día.

Lo importante de esta estrategia es conseguir muchos ovarios productos de este perfil, de este perfil bajo, que a pesar de tener cada uno unas poquitas ventas todos los días, entre todos, cuando lo sumamos, podamos amasar un gran número de ventas a final de año y, por supuesto, como resultado, permitirte crear un negocio sólido, un negocio estable con unos pilares muy estables y poder dormir tranquilo que es básicamente lo más importante que necesita un emprendedor, sobre todo para tener la mente tranquila y poder seguir creciendo y seguir pensando estratégicamente.

¿Por qué esta estrategia es mucho más rentable, mucho más estable, más robusta y más sólida, y a mí personalmente me gusta muchísimo más? Por dos razones. Primero, porque estoy diversificando el riesgo, concentrándome en varios productos, no solamente en uno. Y si Amazon decide un buen día bloquearme uno de mis productos, por la razón que sea, puedo seguir ingresando dinero con otros mientras arreglo el problema original.

Y segunda razón, porque al tener estos productos muy poquitas ventas diarias, no van a traer la atención de otros vendedores que podrían eventualmente poner muchísima presión sobre mis precios y obligarme a vender en pérdidas o simplemente pues me obligarían a dejar de vender ese producto.

Entonces, los productos de perfil alto lo único que hacen es atraer a los tiburones, que son realmente la gente que sabe muchísimo del mundo de Amazon, del mundo del ecommerce, y tienen mucho dinero, y por lo tanto no merece la pena entrar en esa batalla directa cara a cara con ellos. Y también atrae a otro tipo de personas. Esto es lo más importante, que son los novatos, los novatos que compran estos productos pensando que se van a hacer de oro de la noche a la mañana y al final acaban sin vender nada y para quitarse ese producto encima, cuando ya se dan cuenta de que no funciona, lo que hacen es hacer dumpling de precios y destrozan por completo el mercado en esa categoría.

A veces, no sé si os habréis dado cuenta, aparecen productos que se están vendiendo a un precio irrisorio, bajísimo, y dices, es imposible que esa persona esté ganando dinero vendiendo a esos precios. Probablemente sea un novato que está haciendo dumpling de precios y se quiere quitar el producto de encima, en definitiva, los productos de perfil alto, estos unicornios, los que hablamos, son productos que atraen a los emprendedores cortoplacistas, sin paciencia, que quieren alcanzar las estrellas rápidamente. Pero lo que les pasa es que acaban estrellados.

Y vosotros, obviamente, lo que queréis es un negocio con pilares sólidos que vaya creciendo poco a poco, que te dé la libertad financiera que estás buscando, y te permita dormir tranquilo. Y para eso, por supuesto, lo que hay que hacer es pensar siempre en medio largo plazo y focalizarse sobre todo en productos de perfil bajo. Creedme, no hay otra forma.

Bien, entonces que sepáis que existen muchísimas formas de conseguir un producto de perfil bajo. Desde buscar en internet o redes sociales hasta usar tu propia imaginación o tu sentido común, y bueno, un montón de ellas. Pero la estrategia que más me gusta personalmente, es visitar ferias. Donde más he podido encontrar productos de este tipo, hay ferias en muchísimos países.

Por ejemplo, tenéis Cantón, que es la feria más famosa, que está en China; en España, hay muchísimas, sobre todo en Barcelona y en Madrid; también por el resto de Europa, por supuesto; y obviamente, en Estados Unidos y en Latam.

Entonces, por supuesto, vas a tener que hacer una pequeña inversión en viajes, en hoteles, en tiempo, etcétera, etcétera. Pero las ferias, al final, siempre son muy rentables. Te proporcionan una cantidad de información increíble, y te va a ayudar a, bueno, pues tener ese cara a cara con los proveedores. Y adelantar muchísimo en términos, bueno, pues de conversación, de relación con el proveedor, de detalles del producto, etcétera, etcétera. Vas a ahorrar mucho tiempo.

Si no sabes qué ferias visitar porque estás buscando en internet y te aparecen, bueno, pues, millones y millones de ferias, lo que puedes hacer es ir a ChatGPT y preguntarle lo que necesite. Si vamos a hacer una pequeña prueba, bien, nos vamos directamente a la página de ChatGPT, a la Inteligencia artificial, y le vamos a preguntar lo siguiente.

“Actúa como un experto en comercio internacional y en importaciones y exportaciones en todo el mundo. Has visitado ferias, como, por ejemplo, Ambiente en Frankfurt o la feria de Cantón en China, y has tenido muchísima experiencia tratando con proveedores en esas ferias. Esas ferias ofrecen información de productos y proveedores de todo el mundo, y buscamos ferias similares, tanto en Estados Unidos como en Latinoamérica. Dame una lista de estas ferias en Estados Unidos y dentro de Latinoamérica, y ofréceme opciones, por ejemplo, en México, Colombia, Perú, Argentina y Chile.” Si quieres en Asia, pides Asia; si quieres en Europa, pides a Europa. Entonces, ya finalmente, “recuerda hacerlo todo en formato de lista, fácil de entender. Empezando por el país, luego la ciudad, luego el nombre de la feria y la fecha en la que acontece, incluido el año. Además, dime si tiene algún foco específico o hace énfasis en alguna categoría de producto. Finalmente, añade el coste de una entrada y también un enlace a la página oficial de internet donde podemos encontrar más información.”

Como veis, nos da el resultado que necesitamos en forma de lista, y podemos ir explorando las alternativas. Si queréis buscar ferias específicas de una categoría, no tenéis más que añadirlo al comando, al prompt de petición que os he dado.

Ojo, aquí, cuando hablamos de elección del producto, es necesario no caer en la trampa de lo que yo llamo, básicamente, el análisis paralisis. Y esto significa perder un montón de meses, varios meses, cuatro o cinco o seis meses, analizando, sobre analizando un producto y no vendes absolutamente nada en todo este tiempo. Es decir, pierdes un montón de tiempo, un montón de meses, y simplemente por el miedo, porque no estás seguro si realmente va a funcionar. Te levantas, ya han sido seis meses, y no has hecho absolutamente nada. Esto es una trampa mortal que hay que evitar a toda costa.

Entonces, esto le ocurre a muchísima gente, y es porque el miedo está tremendamente arraigado en nuestra sociedad. El sistema sabe perfectamente que el miedo es la herramienta número uno de control y manipulación de masas, y sirve estupendamente para mantener la fábrica de esclavos en la que vivimos hoy en día. No se te ocurra emprender, no se te ocurra emprender nada, porque te va a salir mal, y estás mucho mejor trabajando para mí, al calor del salario mensual, aquí en el redil, ayudando a otros a cumplir sus sueños y olvidándote, por supuesto, de los tuyos.

¿Cómo nos manipula el miedo y no nos permite avanzar? Precisamente, haciéndonos sentir mal cada vez que fracasamos en algo. Tenemos totalmente estigmatizado el fallo, el fracaso, porque nos han enseñado desde pequeños que no se pueden cometer errores, en el colegio, en la universidad, en el trabajo, y en todos los sitios. Si cometes un error, te critican y te penalizan, y eso hace que no nos atrevamos a movernos nunca fuera de nuestra área de confort, a no ser que sepamos, o que tengamos muy claro, muy clarito, lo que va a suceder, y que es específicamente lo que nosotros queremos.

Primero, obviamente, no queremos sentir vergüenza, y segundo, no queremos decepcionar a otros seres humanos que están alrededor nuestro. Y esa es precisamente la trampa. Esto es totalmente contrario a la realidad, al sentido común, y a la propia evolución de la consciencia. Si lo supiéramos todo y no cometiéramos errores, pues no habría razón de existir. El ser humano evoluciona a través de la prueba y el error, y el fracaso es un pilar fundamental en el crecimiento de cualquier persona.

Así que, hay que celebrar los fracasos y fracasar, y fracasar hasta llegar al éxito. Obviamente, hay que fracasar dentro de la ley y de la razón, sin morir en el intento, con riesgos medidos. Pero siempre hay que mirar hacia adelante, y si hay que fracasar, se fracasa con orgullo.

Por eso, lo que yo recomiendo aquí es que, antes de verte preso en ese análisis parálisis, vendas cualquier cosa en Amazon para familiarizarte con el proceso y darte cuenta de que aquí no pasa nada. Coge un poquito de dinero y compra 20, 30, 40 unidades de cualquier producto que se te ocurra, y ponlo a vender en Amazon.

Parte de la base que no vas a ganar dinero y considéralo como un costo de aprendizaje. Es decir, vas a invertir muy poquito dinero, pero vas a aprender el proceso, va a ser como hacer un MBA en la universidad por lo mismo que te puede costar una comida en un restaurante. Y no solo vas a aprender el proceso, sino que el miedo, ese miedo escénico de empezar a vender en Amazon, va a desaparecer por completo cuando te des cuenta de que aquí no pasa absolutamente nada.

Bien, ya pasamos al estudio de mercado. Una vez que tienes una o varias ideas de lo que realmente quieres vender en Amazon, vas a proceder a hacer un estudio de mercado que puedes hacer fácilmente y cómodamente desde casa, utilizando cualquiera de las herramientas que hay a disposición de los vendedores de Amazon.

Que sepáis que estas herramientas nos van a permitir hacer un análisis de la cantidad de ventas que han tenido a través del tiempo muchos productos similares a los productos que nos interesan, los productos que vamos a vender. Y, por ende, vamos a poder concluir si realmente el producto que tenemos en mente que estamos analizando va a ser rentable o no, dentro del canal tengo un montón de vídeos utilizando estas herramientas, así que, bueno, pues les podéis echar un vistazo y son vídeos gratuitos.

Bien, ya pasamos a la confirmación del nicho y del producto. Una vez que ya hemos seleccionado nuestro producto, hemos hecho un estudio de mercado y hemos confirmado que ese es el producto que queremos vender definitivamente, es momento de pensar en la creación, cómo lo vamos a fabricar. Aquí puedes crear un producto desde cero, quizás contratar un ingeniero o un diseñador que te haga los bocetos, los diseños y los sketches. O puedes elegir un producto que ya existe, similar a la competencia, pero mejorado, y esta mejora la puedes hacer simplemente realizando algunas modificaciones y mejoras, o incluso, con este objetivo, simplemente diseñando un packing que sea muy atractivo para ese producto que estás intentando lanzar, tienes la solución, tienes el problema solucionado. Esto es absolutamente demoledor. El tema del packaging es crucial, es súper importante y muy diferenciador.

Ojo, siempre puedes hacer todas estas cosas de las que estamos hablando tú mismo o contratar a una persona capacitada, dentro, por ejemplo, de páginas como pueden ser Fiverr, que seguro que la mayoría de vosotros ya las conocéis.

Obviamente, si quieres hacer un diseño industrial, vas a tener que contratar a alguien profesional en estas páginas. Pero si, por ejemplo, estamos hablando de diseños para tu logo, para tu packaging, que son cosas mucho más sencillas pero que llevan tiempo, puedes optar por contratar gente en estas páginas. O puedes utilizar la inteligencia artificial, en concreto, puedes utilizar una combinación de ChatGPT y Midjourney y hacer verdaderas maravillas.

Que sepáis que tengo varios vídeos dentro del canal. Y por supuesto, dentro de mi formación, con ejemplos muchísimo más sofisticados y prácticos sobre la utilización de ChatGPT y Midjourney, todo este tipo de herramientas.

Antes de pasar al siguiente paso, por supuesto, no nos podemos olvidar de que aquí tenemos que comprobar las patentes de nuestro producto en Google Patents, que es la fuente de información más potente y gratuita en internet. O lo que puedes hacer es contratar un especialista en esta área, sobre todo en Fiverr, que os va a ahorrar mucho tiempo y dolores de cabeza. Tener en cuenta que esto es importantísimo. Siempre repetir este proceso en todos los nuevos productos que sacamos dentro de Amazon.

Entonces, también os tenéis que asegurar de que no estáis infringiendo ningún copyright ni ningún derecho, porque esto es un error que comete muchos principiantes al empezar a vender en Amazon. Y luego, bueno, pues, echan las manos a la cabeza. Entonces, que sepáis que hay mucha gente que se le ocurre hacer productos accesorios de personajes famosas, como pueden ser Spider-Man, Mickey Mouse, Frozen y demás, y les acaban bloqueando no solamente el producto, sino también la cuenta.

No recomiendo nunca jamás hacer esto sin una licencia, y aunque tengáis incluso esa licencia, es algo que a mí personalmente no me parece atractivo, porque el objetivo de Amazon es alcanzar la libertad financiera a través de tu propia marca, y hacer esto significa depender de otros, depender de una marca, de la reputación y el humor de otras personas que, en cualquier momento, bueno, pues, se levantan y pueden cambiar de opinión. Esto no es construir un negocio con pilares sólidos y hacerte independiente.

Nosotros queremos hacer marca privada, nuestra propia marca, y seguir adelante y crecer y escalar.

Bien, y ahora toca hablar del sourcing. En este paso, ya es momento de buscar un proveedor o un fabricante para nuestro producto, y para esto podemos utilizar páginas, como, por ejemplo, Alibaba, 1688 y Made-in-China.com, o incluso en Europa, o Europages, que está muy bien, pero muchos países tienen este tipo de páginas, como, por ejemplo, Estados Unidos, Europa, la India, Vietnam, etcétera, etcétera. Dentro de mi formación, os pongo los más importantes y los que utilizo yo personalmente.

Entonces, otras fuentes para conseguir información muy buena de proveedores es Google, por supuesto, y la que más me gusta a mí, que son las ferias. Ya hemos hablado de las ferias, que para mí personalmente son cruciales. Y como no podemos utilizar la inteligencia artificial, ChatGPT, de forma individual o en conjunto con las demás herramientas.

Tener en cuenta que también podemos buscar fabricantes locales, dependiendo del país donde estéis viviendo, porque en algunos países se pueden conseguir fabricantes de productos de muy buena calidad a muy buen precio. Por ejemplo, en Europa, Portugal, un país maravilloso con un montón de proveedores y muy buenos precios, y en el continente americano, precisamente en Norteamérica, en México, hay muchísimos proveedores excelentes.

Bien, después tenemos estrategias para encontrar productores locales como se ha hecho toda la vida, pues ya sabéis, podéis ir a las páginas amarillas o podéis daros un paseo por los polígonos industriales de vuestra ciudad, que los hay por todos los sitios, no os podéis imaginar la cantidad de vendedores de Amazon que conozco que encontraron sus proveedores y sus productos incluso dándose un paseo por un polígono industrial, por qué hablo de esto, bueno, pues, porque hagáis lo que hagáis, no os tenéis que guiar solamente por el precio, el precio solamente es un factor dentro de la ecuación, incluso diría yo más importante que el precio, es la velocidad con la que te responden los mensajes o los emails los fabricantes. Y ya la panacea es tener un proveedor cerca de tu ciudad en un polígono industrial que te responda rápidamente, eso sería ideal.

Tener en cuenta que, para mí, los tres factores más importantes al tratar con proveedores son, y no precisamente en este orden, el precio, la calidad, que la vas a controlar tú con las inspecciones, y la velocidad de respuesta.

Bien, pasamos a pedir muestras. Una vez que tenemos una lista de proveedores que nos cuadran, es hora de pedir muestras para poder comparar calidad y precios. Aquí hay que tener en cuenta que, en este punto, los proveedores pueden perfectamente cobrarnos por las muestras, y es algo totalmente normal, porque es una forma que tienen ellos de filtrar, de cribar a la gente seria de la gente que simplemente está tanteando y brujuleando, y que saben perfectamente que les van a hacer perder el tiempo. Si estás pidiendo muestras de diferentes proveedores, lo que puedes hacer para ahorrarte dinero en el envío es mandar todas las muestras a un transitario, a un trader, o a alguna empresa que se dedique a consolidar, y que te las envíen después todas al mismo tiempo.

Aquí es importante recordar que antes de pedir una muestra, tenéis que tener una idea ya casi definitiva del precio que os va a dar ese proveedor, o por lo menos tenerlo ya en un rango o en una tolerancia de más o menos un 10%, y que, por supuesto, ese precio te cuadre. Ok, esto es importante para evitar sorpresas. Y aunque no tengas todavía un número, un precio definitivo, si la muestra te gusta, ya puedes pasar a negociar el precio de forma concluyente y final.

Pasamos a la Selección del proveedor, y una vez que tenemos en nuestras manos las muestras y somos capaces de comparar la calidad, el precio y, por supuesto, la velocidad de respuesta, llega el momento de decidir. ¿Cuál va a ser el proveedor ganador con el que nos vamos a quedar, con el que vamos a trabajar, y vamos a empezar a concretar? Ya a partir de ese momento, todos los trámites para empezar la producción.

Bien, pasamos a los contratos y prepagos. Una vez elegido el proveedor, tienes que cerrar un contrato de compra con él para que pueda empezar la producción de tu producto, y vais a tener que realizar un pago por adelantado que generalmente corresponde a un 30% del coste de la producción. Entonces, muy importante que sepáis que los proveedores chinos normalmente son bastante reacios a utilizar PayPal porque saben perfectamente que en caso de conflicto van a estar de tu lado. PayPal, en este caso, va a favorecer al comprador, que eres tú, y, por otro lado, les van a cobrar unas comisiones que no son para nada atractivas. Entonces, esto no es la mejor opción para ellos, y además, con todo lo que está pasando entre China y Estados Unidos últimamente, bueno, pues las plataformas americanas cada vez son menos bienvenidas.

Si estáis empezando, os recomiendo que utilicéis la plataforma de Alibaba con la garantía comercial que le llaman Trade Assurance, y así, por supuesto, vais a estar más tranquilos porque vais a añadir una capa adicional de seguridad. Aquí puedes, por supuesto, pagar con transferencia o con tarjeta de crédito. Me refiero dentro del Alibaba.

Comenzar la producción; ya habiendo firmado el contrato con nuestro proveedor y, por supuesto, habiendo comenzado la producción. Nos va a tocar esperar a que esta producción se complete. Normalmente, lo que suele tardar son 30, 45 días. A veces 60 días, dependiendo de la complejidad del producto.

Pero por supuesto, podemos aprovechar este tiempo para ir terminando otros procesos que son necesarios. Como, por ejemplo, la creación de nuestra cuenta de Amazon y el registro de nuestra marca. Y hablando precisamente de la creación de nuestra cuenta de vendedor de Amazon, os recomiendo que antes de hacer absolutamente nada, antes de hacer el más mínimo pago a un proveedor, os aseguréis de que habéis podido abrir la cuenta de Amazon.

Puede parecer algo totalmente trivial, pero abrir una cuenta de Amazon algunas veces puede tornarse complicado. Todo debería ir perfectamente si entregas la documentación adecuada y lo haces bien, lo haces en el orden que te lo piden, lo haces bien. Pero a algunas personas a veces se les atraganta, y por eso recomiendo tener la cuenta de Amazon abierta antes de pagar a proveedores. No vaya a ser que pagas a un proveedor y después no tengas la cuenta abierta y tengas que vender los productos por ahí en el rastrillo de tu ciudad. No os preocupéis, porque vamos a hablar de esto más en profundidad cuando llegue el momento, y vais a entender perfectamente por qué he puesto la apertura de la cuenta donde lo he puesto en el proceso.

Bien, después de unos 30 días aproximadamente, vamos a tener la producción finalizada, y es momento de asegurarnos de que los productos estén bien para que los clientes estén satisfechos y no haya devoluciones, y para eso hace falta una inspección. La inspección es básicamente un control de calidad que se hace una vez finalizada la producción de nuestro producto. Nuestro proveedor nos va a notificar con un poquito de antelación cuando lo va a tener todo listo, y es precisamente cuando tenemos que tener a nuestra empresa de inspección preparada y lista para decirles la hora y la fecha a la que tienen que pasar para hacer el control de calidad.

Aquí tenemos dos opciones: o lo coordinas tú directamente con tu empresa de inspección, o pones a la empresa de inspección en contacto con el proveedor para que ellos se organicen. Y para los que estéis preguntando dónde conseguir este tipo de empresas, deciros que es tremendamente sencillo. Hay miles y miles de ellas, y las podéis encontrar no solamente en Alibaba, sino también por internet, o incluso decenas o cientos de ellas en la feria de Cantón con sus propios stands.

Bien, y aquí es donde tenemos que decidir si vamos a hacer una inspección parcial o una inspección completa. Inspección parcial consiste en realizar una inspección solamente de una pequeña parte de las unidades, es decir, de un 10%, de un 20% de las unidades. Pero esto no suele ser muy recomendable porque no te garantiza la calidad del 100% de las unidades, pero que sepáis que es una opción a considerar cuando se dan dos circunstancias.

Primero, si es que vuestro presupuesto no es muy alto y no te lo puedes permitir, o segundo, si es que ya llevas tiempo trabajando con un proveedor, tienes confianza y no te hace falta inspeccionarlo. Todo, claramente, si conoces a tu proveedor desde hace tiempo y tienes confianza, o incluso el producto es muy sencillo y es muy difícil hacerlo mal, es muy difícil meter la pata. Bueno, pues puedes considerar este tipo de inspecciones, o incluso no hacer ninguna.

Y después tenemos la inspección completa. En este tipo de inspección se realiza un análisis del 100% de la mercancía. Y es lo que yo hago siempre cuando empiezo a trabajar con una empresa o con una fábrica por primera vez. Aquí solamente hacer una pequeña salvedad, y es que, dependiendo de las características del producto, no siempre tiene sentido hacer una inspección del 100%. Algunos productos son demasiado complicados para este tipo de inspecciones. Entonces, solo te queda, bueno, pues la alternativa de hacer una inspección parcial. Pero si estás empezando, no conoces a un proveedor, y tiene sentido hacer una inspección del 100%, yo lo intentaría, yo lo haría.

Bien, una vez que ya he realizado la primera inspección, recibimos un informe donde se detalla si los productos revisados están en buen estado. Y, de no ser así, se deben devolver los productos defectuosos para que sean fabricados de nuevo o simplemente reparados. Y luego, posteriormente, realizar una segunda inspección. Y aquí ya depende de lo que vosotros acordéis con vuestro proveedor en el contrato dentro del pedido. Porque en ese momento, alguien va a tener que pagar esa segunda, y yo recomiendo siempre, por supuesto, que sea el proveedor el que tenga que hacerse cargo de esa segunda inspección en caso de que, por ejemplo, más del x% de lo inspeccionado esté en malas condiciones.

Aquí también hay que tener, os podéis imaginar, un poquito de manga ancha y no ser demasiado estricto. Queremos tener una buena relación con el proveedor. Si son muy pocas unidades las que están mal, bueno, pues las puede retirar o simplemente se pueden reemplazar. Si las retiramos, que no os las cobren, obviamente, pero si es algo significativo, algo importante, algo que no podemos asumir, sí que habría que hacer una segunda inspección.

Cuando la empresa de inspección dé el visto bueno a toda la mercancía, ya podemos continuar avanzando. Pasamos al pago final. Ya completada la fabricación del producto y pasado el proceso de inspección, es momento de realizar el pago final, es decir, el momento de pagar el 70% restante de la totalidad.

Pasamos a la expedición y transporte. En este paso, nos toca contratar un transitario, que es básicamente una empresa de transporte que ya habremos escogido con anterioridad para trasladar nuestros productos desde la fábrica en China o donde sea que estén hasta los almacenes de Amazon. Y aquí tenemos que decidir si transportarlo por aire, por tren, o por barco, teniendo siempre en cuenta que por barco siempre es más económico, pero tiene un mayor tiempo de espera para que lleguen los productos a los almacenes de Amazon, y bueno, simplemente va a tardar más.

Que sepáis que el transporte marítimo se incrementó muchísimo de precio después de la pandemia, pero las buenas noticias es que ahora ya ha vuelto todo a la normalidad y estamos viendo unos precios de transporte realmente buenos.

Bien, ahora volvemos atrás para explicar algo que me he dejado en el tintero a propósito, y a propósito para no cortar la inercia de la explicación, y vamos a volver a la zona donde estamos buscando proveedores. Como ya sabemos más o menos lo que queremos, en el momento en que estamos buscando un proveedor, tenemos que hacer una estimación del coste del envío del producto por unidad desde el proveedor hasta los almacenes de Amazon.

Y aquí tenemos que tener en cuenta que, aunque un producto sea muy ligero y pese poco, si tiene grandes dimensiones, el transporte nos puede costar muchísimo dinero por unidad, y hacer la viabilidad de la venta en Amazon absolutamente imposible. Así que tener muchísimo cuidado, porque al final, el coste del producto por unidad son dos variables que tenéis que tener en cuenta, es decir, primero, el coste por unidad de la fabricación del proveedor, más el packaging, más la caja, y segundo, el coste por unidad del transporte desde el proveedor hasta los almacenes de Amazon o al 3pl de turno que tengáis, bien contratado en Europa o en Norteamérica.

Entonces, habiendo hablado con tu proveedor, teniendo unas medidas aproximadas y una cantidad estimada, podemos empezar a buscar opciones de transitarios e ir pidiendo tranquilamente, sin ninguna prisa, presupuestos para ver si realmente nos cuadra o no.

Antes del final de la producción, tenemos que tener decididos no solamente la empresa de inspección, que eso es lo más fácil, sino también el transitario con el que vamos a trabajar a partir de este momento, para que esté todo listo para el momento de la expedición y no haya ningún tipo de retraso. Para que esté todo perfectamente organizado.

Bien, antes de continuar con el siguiente paso, vamos a dar un pasito hacia atrás en el tiempo, y vamos a volver a la zona donde hemos decidido qué producto producir. En este momento, ya tenemos que tener una muy buena idea de cómo queremos llamar a nuestra marca, y empezamos el proceso.

Aquí hay que darle a la imaginación, y si no se te ocurre nada, siempre puedes echar mano de ChatGPT, que a mí me ha ayudado en numerosas ocasiones cuando me encuentro bloqueado.

Ahora, cuando tienes el nombre de la marca decidido, hay que comenzar la respectiva investigación precisamente para verificar su disponibilidad. Lo primero que hay que hacer es verificar que el nombre de la marca esté disponible. Procedemos a revisar en la USPTO en Estados Unidos, en la EUIPO, en Europa, en la OEPM en España o incluso en la IMPI en México para asegurarnos de que nadie haya registrado ese nombre de marca y evitarnos de esa manera un montón de problemas y un montón de conflictos que puede haber si no lo hacemos.

Entonces, si hubiera un conflicto, es un buen momento para maniobrar e idear un nuevo nombre de marca o quizás hacer algo parecido a lo que ya tenemos, pero con modificaciones. Y lo segundo que hay que verificar es que el dominio esté disponible y también las redes sociales. Lo ideal aquí es que tanto el dominio puntocom como las redes sociales estén disponibles exactamente con el nombre de tu marca.

Pero tampoco es tan dramático porque el dominio siempre bueno, en caso de que esté ocupado o esté comprado ya por otra persona, el dominio se puede utilizar un puntoco o un puntoio que, por supuesto, están muy de moda. Y para los nombres de las redes sociales, siempre se puede utilizar un guion o una barra baja en caso de que estén cogidos.

Los dominios los podemos comprar, por supuesto, ya sabemos en millones de páginas, pero las más típicas son SiteGround y GoDaddy. Lo importante, siempre, y lo primero recalcar es el nombre de la marca en la oficina gubernamental. Y a partir de ahí, podemos jugar. Cuando tenemos el nombre de marca definido y aparentemente tenemos vía libre dentro de las instituciones, vamos a mover ficha y vamos a registrar nuestra marca.

El registro de marca lo podéis hacer vosotros mismos, podéis contratar un abogado, o podéis incluso contratar los servicios de Amazon IP Accelerator para que te hagan todo el proceso y se ocupen de todo. Yo personalmente siempre contrato un abogado en este proceso para el registro de marca, porque así no pierdo ni un minuto, pero tenéis que saber que, bueno, pues lo podéis hacer perfectamente vosotros mismos, no es tan complicado.

El IP Accelerator que ofrece Amazon, que sepáis que es un programa que supuestamente acelera muchísimo todo lo que es el registro de marca, tanto dentro de la oficina gubernamental de turno, la que corresponda, como dentro de Amazon, pero opino que este programa ha dejado de tener bastante relevancia, primero porque es caro, y segundo, por lo que voy a contar en un momento.

Cuando hayáis tomado la decisión de quién lo va a presentar, lo podéis hacer en la oficina gubernamental correspondiente. Y volviendo al tema de por qué el IP Accelerator ya no tiene mucho sentido, os lo voy a explicar.

Cuando hacéis la presentación de vuestra marca para el registro en la oficina gubernamental de turno, obtenéis en ese momento de esa oficina un número de solicitud provisional que siempre va a coincidir con el número definitivo que os van a dar después de esos tres, cuatro, cinco o seis meses de turno hasta que todo se apruebe.

Pues bien, desde hace tiempo, tenéis que saber que se puede utilizar ese número provisional para registrar tu marca en el registro de marcas de Amazon sin tener que esperar esos tres, cuatro, seis meses de turno para obtener el número definitivo. Os tengo que decir que esto representa una grandísima ventaja porque puedes acceder inmediatamente a todos los beneficios de registro de marca dentro de Amazon sin tener que esperar absolutamente nada. Lo puedes hacer al momento, puedes empezar a vender productos con tu marca inmediatamente, introduces el número provisional y registras tu marca en Amazon y al momento ya puedes acceder a todos los beneficios.

Y por eso, precisamente, en mi opinión personal, creo que el IP Accelerator ha dejado de tener sentido, porque ahora sois vosotros precisamente los que aceleráis solitos todo ese proceso, y precisamente también porque os vais a ahorrar un montón de dinero que no tendríais que pagar a los abogados de Amazon.

Ahora bien, si quiero hacer una salvedad, a mí utilizar el número provisional de solicitud me ha servido perfectamente, ha funcionado para registrar mi marca muy rápidamente dentro de Amazon, y a toda la gente a la que le he comentado este procedimiento o este atajo le ha funcionado también perfectamente, pero esto no quiere decir que vaya a funcionar al 100% en todos los casos, y puede haber alguien que quizás lo intente y no le funcione, pero debería funcionar en todos los casos, porque estoy viendo una tendencia de casos que siempre, siempre van funcionando.

Como veis aquí en este momento nos encontramos con una bifurcación y tenemos dos opciones. Primero, registrar nuestra marca en el registro de marcas de Amazon con el número provisional, que es lo que yo recomiendo, por supuesto, o simplemente esperar tranquilamente, esperar esos tres o seis meses de turno, obtener la marca aprobada definitivamente y después registrarla en el registro de marcas de Amazon. Que esto no tiene sentido, ningún sentido, sabiendo lo que os acabo de contar anteriormente.

Bien, y ya con nuestro dominio web y nuestro hosting, podemos diseñar una página web, aunque sea muy sencilla. Y aquí, que sepáis que existen múltiples herramientas súper útiles, y la gran mayoría gratuitas, para hacerlo, y tenéis también un montón de tutoriales en YouTube de cómo hacer páginas web de forma gratuita, incluso ahora con la inteligencia artificial, hay herramientas que te permiten literalmente hacer una web en 30 segundos, y están magníficas. Están que no te lo crees.

Entonces, algunos de vosotros, en este momento, estaréis pensando: “Bueno, ¿cómo voy a hacer una página web si solamente tengo un producto?”, o sea, ¿cómo se va a ver esa página web? Bueno, pues no pasa absolutamente nada. Hacéis una web con un producto, e incluso no tenéis que poner ni carrito de compra ni nada, simplemente con un producto, solo a modo de catálogo, y ya está.

Ojo, aunque tenga solamente un producto, asegúrate de que se ve bien, que se vea perfectamente, ya que esto podrá ayudar posteriormente cuando tengas que hacer cosas dentro de Amazon. No es imprescindible, pero ayuda. Repito, no es imprescindible tener una página web, pero ayuda a crear imagen, y digo esto porque antes se necesitaba una web para registrar una marca dentro del registro de marcas de Amazon, pero ahora no te lo piden.

Pero si te puede ayudar en dos formas, primero, a quizás desbloquear alguna categoría dentro de Amazon en la que quieras entrar y no te lo permitan de entrada, entonces, bueno, pues puedes presentar esa página web y crear un caso y decir: “Bueno, quiero vender esta categoría”, y la mayoría de las veces funciona. E incluso, si quieres hacer crecer tu negocio y contactar con nuevos proveedores, y esto te va a dar una imagen, te va a dar presencia, te va a dar caché, y va a ser una carta de presentación mucho más sólida de cara al exterior.

Bien, tenemos que empezar a pensar en cómo vamos a abrir la cuenta de Amazon, y nos vamos a ir a la zona en el tiempo que nos corresponde, que es aproximadamente cuando empezamos a buscar también proveedores para nuestro producto. Hay que decidir cómo vamos a abrir la cuenta, como persona física, como autónomo, o como empresa.

Digo esto porque Amazon pide mucha información personal, como por ejemplo extractos bancarios, cuentas domiciliaciones de recibos, como por ejemplo electricidad, gas e internet, e incluso si eres empresa, te van a pedir escrituras.

Esto es bastante información, entonces tenéis que estar preparados, y tenéis que saber que, si no estáis preparados, vais a tardar varias semanas o varios días en recopilar toda la información necesaria. Tenéis que saber que Amazon quiere vendedores serios, y este es el primer filtro que utiliza para hacer una criba a toda esa gente que realmente, bueno, pues quiere vender en Amazon, pero no sabe realmente lo que quiere, no se lo quiere tomar en serio, es gente que está brujuleando, y que puede dejar mal a Amazon de cara a sus clientes, y por supuesto, Amazon no quiere eso.

Bien, y ahora os estaréis preguntando: “Paco, ¿puedo vender como persona física y no preocuparme de hacerme autónomo, empresa, de momento?” Bueno, pues en el caso de Europa, la respuesta es Sí, pero no, si vas a hacer una pequeña prueba donde vas a vender artículos que tienes por casa, de segunda mano, de forma esporádica, entonces hacerlo puedes registrarte como persona física, y cuando llegue el momento, hacer la transición, hacer el traspaso, digamos, de titularidad a autónomo o empresa.

Ahora bien, si vas a tomarte este negocio en serio, y vas a hacer marca privada, como sumo que es lo que quiere todo el mundo, entonces tienes que saber que con la nueva directiva europea que se llama DAC 7, si tienes sede en Europa y generas más de 2.000 euros en ventas o completas más de 30 transacciones, tienes que ser autónomo o tener una empresa.

Conclusión, puedes abrir la cuenta como persona física, pero en menos que canta un gallo, Amazon te va a pedir información de autónomo o empresa. Entonces, esto es para el caso de Europa, pero si quieres vender en Estados Unidos, puedes vender como persona física sin ningún problema, y por supuesto también como autónomo o como empresa, SL, LLC, LTD, etc., etc.

Una vez decidido esto, abres tu cuenta dentro de Amazon, y en el proceso tienes que decidir si quieres una cuenta individual o una cuenta profesional. Yo siempre soy partidario de una cuenta profesional, porque, aunque tengas que pagar esos 39 euros o dólares todos los meses de rigor, partes sencillamente de un montón de herramientas mucho más sofisticadas con las que puedes empezar a jugar y acostumbrarte a la plataforma.

Son herramientas que vas a necesitar, sí o sí. O sea, que cuanto antes lo hagas, mejor que mejor. La cuenta individual no cuesta absolutamente nada, eso es verdad mensualmente, pero está muy limitada, súper limitada, y te cobran un pequeño cargo extra por cada una de las ventas que hacen. No te cobran el fee mensual, pero por cada venta que haces, te cobran un pequeño fee.

Una vez tienes la cuenta abierta, idealmente antes de empezar la producción o al mismo tiempo, vamos a crear tu listado. Y para los que no sepáis lo que es un listado, es básicamente tu producto dentro de Amazon Y vais a utilizar esta terminología, la palabra “listado”, muy a menudo. Así que acordaos en este momento. Puede que todavía no tengas esa foto maravillosa definitiva que quieres poner al producto, pero al menos sabemos el título, las viñetas (que son los Bullet points), la descripción, y lo más básico que necesitamos para crearlo para el tema de la foto en este momento si no la tienes, puedes poner realmente cualquier cosa, cualquier foto de lo que sea para que ese listado, ese producto se cree y luego más adelante lo puedes cambiar perfectamente.

Pero necesitamos crear el listado para obtener los códigos de los que vamos a hablar a continuación. Bien, para poder crear un listado en Amazon te van a pedir dos cosas fundamentales: primero, la marca y segundo, el GTIN, que es un número de identificación para ese producto. Con respecto a la marca, pueden ocurrir dos cosas: primero, que hayas registrado tu marca en el registro de marcas de Amazon o que todavía no lo hayas hecho.

En el primer caso, que debe ser el vuestro después de lo que os he explicado sobre el tema del número provisional, introduces la marca en el listado que estás creando en Amazon, y Amazon automáticamente te va a pedir a continuación un GTIN. Si lo tienes en forma de EAN o UPC porque lo has comprado en GS1 en la página oficial, lo introduces y continúas. Y si no lo tienes, puedes pedir perfectamente una extensión de GTIN, y te lo van a conceder fácilmente. Es un procedimiento muy fácil y muy rápido y casi instantáneo.

Y estos, precisamente, lo que recomiendo yo personalmente que hagáis. En el segundo caso, en el que no hayas podido registrar tu marca en el registro de marcas de Amazon por la razón que sea, vas a tener que pedir una extensión de marca, que también es un procedimiento relativamente sencillo. Cuando te concedan esa extensión de marca, igual que arriba, te van a pedir a continuación un GTIN. Amazon te lo va a pedir si lo tienes, lo introduces y si no lo tienes, y puedes pedir perfectamente una extensión de GTIN, que es muy fácil y muy rápido.

Y ahora vamos a pasar a la redacción y optimización del listado con toda la información necesaria, es decir, con el título, con las viñetas, con la descripción, con las fotos, y con todos los demás datos.

Esto es básicamente la creación del producto en sí. Dentro de Amazon, cuando ya tienes el listado, puedes pasar a la creación del envío y generar las etiquetas que se llaman FNSKU, que son unas etiquetas con un código único que Amazon va a asignar a vuestros productos para que, cuando lleguen a los almacenes de Amazon y los escaneen, Amazon sepa perfectamente qué producto es y lo pueda organizar y distribuir.

Estas etiquetas se las tenéis que mandar siempre por adelantado a vuestro proveedor para que las pegue en cada una de las unidades de vuestro producto, siempre en el mismo sitio, o incluso haga algo mucho más eficiente que, bueno, pues, os va a facilitar la vida bastante y va a evitar problemas, y es imprimir esos códigos, que van a ser siempre los mismos, en cada una de las cajas de vuestras unidades, imprimirlo en el paquete. Sin embargo, esto se hace precisamente para ahorrar tiempo al proveedor y que no nos cobre, bueno, pues, a lo mejor un pequeño y, por supuesto, para evitar errores de posicionamiento de pegado, de que, a lo mejor, van pegados en una esquina y luego es imposible leerlos con la pistola del escáner, etcétera, etcétera.

Y no tenéis que hacer todo dentro del listado, tenéis que tener en cuenta que no tenéis que hacer todo dentro del listado de forma definitiva y maravillosa desde el principio. Lo podéis hacer perfectamente sobre la marcha para, primero, generar esas etiquetas e FNSKU, que tenéis que mandar a vuestro proveedor, y, por supuesto, después, a posteriori, podéis volver atrás y hacer las modificaciones en el listado que creáis pertinentes, ya sea colocando mejores fotos, mejores títulos, mejores viñetas, más palabras clave detrás, en el back-end keywords, etcétera, etcétera.

Bien, ya hemos mandado las primeras unidades de nuestro producto a su destino. Y cuando hablo de destino, el destino puede ser, obviamente, nuestra casa, nuestro almacén o un almacén tercerizado (3PL), o incluso Amazon directamente, que ese es el objetivo.

El objetivo es siempre mandar unidades a Amazon para empezar a vender, pero a veces la gente se lo manda a su casa directamente, pues, para inspeccionarlo, simplemente por seguridad, o puede ser que lo manden a un 3PL porque han comprado muchísimas unidades y prefieren tenerlas ahí, pagando menos por almacenamiento, y mandar de poco a poco a Amazon, porque Amazon siempre te va a cobrar un poquito más de almacenaje.

En definitiva, si lo mandas a tu casa o a un almacén intermedio, tiene que haber una buena razón, porque eventualmente, de todos esos productos, tienen que acabar en los almacenes de Amazon para poder venderlos.

Bien, una vez que nuestro producto ya ha llegado a los almacenes de Amazon y está a la venta, podemos no hacer absolutamente nada más que dejarlo ahí a ver qué pasa. Pero, obviamente, no hemos llegado hasta aquí para dejar nuestro proyecto en manos del azar. Si simplemente publicamos el producto y queda posicionado en la página 10, 15, 20 de resultados, entre otros cientos y cientos en esa maraña de resultados, entonces habremos perdido el tiempo.

Como hemos llegado hasta aquí, obviamente, para ganar, lo que vamos a tener que hacer es posicionar nuestro producto en la primera página de resultados de Amazon, y, si se puede, en los primeros resultados de la primera página de resultados de Amazon, obviamente, para las palabras clave que nos interesan, que son las que la gente utiliza para buscar nuestros productos.

Entonces, ¿cómo consigo esto? Bueno, pues muy sencillo, necesito generar velocidad de ventas lo antes posible, para que el algoritmo de Amazon diga, “Oye, esto es un producto muy interesante que se está vendiendo muy, muy bien, muy bien”, y rápidamente, y voy a ir posicionando este producto en los mejores resultados lo antes posible.

Pensar que Amazon quiere ganar dinero, y obviamente, cuanto mejor sea tu producto y mejor se venda, y más rápido se venda, más dinero va a ganar, y si puedes hacer ganar dinero a Amazon, tu producto se va a posicionar rápidamente.

Además, también tenemos que conseguir reseñas para nuestro producto, para conseguir esa prueba social que nos va a permitir mantenernos en esas primeras posiciones y mantenernos ahí por mucho tiempo. Obviamente, si no tenemos reseñas, por mucho esfuerzo que hagamos para posicionar un producto, no nos vamos a poder mantener, porque el cliente realmente necesita una prueba social. Repito, da igual los esfuerzos que hagamos para conseguir ventas y para posicionarnos, porque si no tenemos una prueba social con reseñas positivas, al final, nuestro producto va a ir cayendo, porque no tenemos esa prueba social para ayudar a la conversión de esas visitas en ventas, que es realmente lo que nos interesa.

Bien, entonces, en momentos os estaréis preguntando, ¿cómo puedo generar velocidad de ventas si no he vendido jamás, ni siquiera una unidad de este producto y, además, es un producto que no lo conoce nadie? Bueno, pues eso vamos a ver ahora.

Para conseguir nuestras primeras ventas, lo primero que hay que decidir es si vamos a vender el producto al precio objetivo que tenemos en mente, es decir, a ese precio que nos va a permitir ganar entre un 20 y un 30% de margen, o lo vamos a vender al precio breakeven, que es básicamente que vamos a vender el producto a un precio con el cual no vamos a ganar absolutamente nada, pero por lo menos vamos a poder recuperar lo opuesto. Eso es el precio breakeven.

¿Cómo eliges una opción o la otra? Bueno, pues esto es cuestión de gustos. A mí personalmente siempre me gusta iniciar con el precio breakeven, porque hace que las ventas sean mucho más fáciles, obviamente. Cuanto más barato sea tu producto, más fácil va a ser venderlo, precisamente porque el precio tiene muchísimo peso en la ecuación de posicionamiento del algoritmo de Amazon, y te va a posicionar cuanto más barato sea tu producto, te va a posicionar mejor en la página de resultados de Amazon.

Entonces, para los que no sepáis, Amazon tiene un algoritmo, y ese algoritmo tiene muchísimas variables, y el coeficiente de la variable precio es muy alto, es decir, es muy fuerte, y Amazon sabe perfectamente que, al compararte con productos similares, si tu producto es más barato, no pues le va a dar más visibilidad, y vas a poder entonces tener muchísimas ventas mucho más rápido.

Bien, para generar ventas cuando absolutamente nadie conoce nuestro producto, podemos desarrollar varias estrategias, algunas nos las da Amazon, y otras son externas. Vamos a empezar con PPC, y esta nos la da a Amazon.

La primera estrategia es realmente el PPC o Pay Per Click, que son las campañas de anuncios patrocinados dentro de Amazon, y que nos van a dar bastante visibilidad cuando tenemos absolutamente cero posicionamientos, cuando nadie nos encuentra. Y esto nos va a permitir aparecer en las primeras páginas de resultados de Amazon, siempre y cuando estemos dispuestos a pagar a Amazon por cada uno de esos clics, es decir, siempre y cuando estemos dispuestos a pagar, y siempre y cuando ganemos la puja por encima de la competencia.

Aquí es importante nunca ponernos nerviosos y empezar a decir, “Uy, tengo que empezar a pagar por posicionarme.” Bueno, pues lo primero que hay que saber es que primero, nadie te obliga. Segundo, que si los clientes no hacen clic cuando apareces, no vas a pagar. Y lo tercero es que existen, dentro de este mundo de los anuncios de Amazon, decenas de estrategias muy, pero que muy inteligentes, que te van a hacer generar ventas sin gastar mucho dinero. Así que no os preocupéis.

En vez de verlo desde un punto de vista negativo, hay que dar las gracias a Amazon por darnos esta opción que millones de vendedores no están utilizando.

Para mí personalmente, es una de las herramientas principales, y la he utilizado desde el principio de los tiempos. Para que veáis un ejemplo, esta es mi cuenta de anuncios solamente en los Estados Unidos, donde he gastado desde el principio de los tiempos, desde que empecé a vender en Amazon en Estados Unidos, 160 mil dólares, y he generado 3.6 millones de dólares en ventas. Os da de la magnitud el poder que tiene esta herramienta. Y esto mismo, por supuesto, ocurre en los mercados europeos donde vendo. Merece la pena. Pues claro, por supuesto que merece la pena.

Bien, después tenemos las ofertas flash, y estas nos las da Amazon también. Las ofertas flash son unas ofertas de tu producto a precios reducidos durante un periodo de tiempo relativamente corto, en el cual Amazon utiliza un pequeño reloj donde crea una sensación de urgencia, y por supuesto, se generan más ventas de lo normal, porque te colocan en una zona especial de ofertas que tiene más visibilidad. Estos periodos de oferta se dan, sobre todo, durante grandes eventos, como pueden ser Prime Day y Black Friday, y durante semanas previas y posteriores a esos eventos. Pero por supuesto, también lo puedes encontrar, o las puedes encontrar, durante todo el resto del año. Tienen un coste que no es muy elevado, que puede variar desde los 50 hasta los 150 dólares, dependiendo de la época del año en la que estemos.

Bien, después tenemos cupones o vales. Y estos nos va a dar Amazon. También podemos crear cupones o vales en nuestros productos de tal manera que resalten y sean mucho más vistosos que los de nuestra competencia. Estos son básicamente unas etiquetas que normalmente son verdes y que muestran al cliente hasta un 50% máximo de descuento, y esto lo hace muy atractivo, es decir, resalta mucho el producto en la hoja de resultados de Amazon e incita a los compradores a hacer clic y a comprar nuestro producto.

Bien, después tenemos las promociones, y estas nos las va a dar Amazon. También, las promociones nos dan la oportunidad de ofrecer uno o más artículos gratis en determinadas compras, sobre todo tu catálogo o un subconjunto de este; es decir, podemos ofrecer un dos por uno o, por ejemplo, podemos ofrecer descuentos en compras de un producto combinado con otro de tu catálogo. No son mis favoritas, pero ayudan.

Bien, después tenemos los Giveaways, que consisten básicamente en ofrecer nuestro producto a un descuento muy importante para atraer ventas, y esto se suele hacer a través de diferentes páginas web o grupos muy específicos que son más o menos especializados en el tema. Y esto, ya bueno, pues son herramientas que se utilizan fuera de Amazon.

Bien, después, finalmente, está la estrategia de las promociones a través de lo que le llaman los chatbots, que es mucho más sofisticada, mucho más eficiente y más efectiva que todas las demás a la hora de posicionar nuestro producto, pero eso realmente lo vamos a dejar para el final porque es bastante más complejo.

Bien, ahora imaginamos que estamos empezando a tener ventas, y lo que tenemos que hacer es conseguir que los compradores de nuestros productos nos dejen reseñas para conseguir esa prueba social que tanto necesitamos. Obviamente, cuantas más reseñas tengamos en nuestro producto, más cómoda se va a sentir la gente a la hora de comprar ese producto específico y mayor va a ser la conversión de cada persona que entra a verlo. Y, por supuesto, eso va a ser una señal inequívoca que le enviamos a Amazon de que nuestro producto es un buen producto, es un producto que interesa vender. Además, tienes que pensar en una cosa muy importante: por mucho que posiciones un producto en la primera página de Amazon en los primeros resultados, si no tiene reseñas positivas, tu producto no se va a poder mantener jamás ahí arriba, lo vas a poder tener durante una temporada, pero vas a necesitar esa prueba social para poder mantenerlo durante mucho tiempo, que realmente es lo que busca todo vendedor de Amazon y que genere ventas orgánicas.

La razón es simplemente por lo que ya hemos comentado: si no hay suficientes reseñas, no hay suficiente prueba social y, por lo tanto, la conversión en ventas es baja, y poco a poco mi producto irá perdiendo posicionamiento. Así que ya estáis entendiendo la importancia de tener reseñas.

Bien, para conseguir esa prueba social de las reseñas, vamos a hacer dos cosas. Primero, vamos a utilizar el programa Vine, que es un programa en el que Amazon te permite participar, siempre y cuando pagues un pequeño fin. Y consiste en regalar productos a cambio de reseñas objetivas. Aquí no hay ningún tipo de trampa porque es un programa de Amazon, y ellos tienen una cesta de compradores de los que se fían dentro de ese programa, y ellos reciben productos gratuitamente de los vendedores como nosotros y escriben reseñas objetivas, que pueden ser buenas o pueden ser malas.

Este programa tiene un pequeño coste y puede merecer bastante la pena si tu producto es realmente bueno, pero si no estás seguro de que tu producto es absolutamente excelente, yo no me arriesgaría porque corres el riesgo de invertir un montón de dinero en hacer regalos y recibir al mismo tiempo un montón de reseñas negativas de una vez, y os aseguro que eso no lo levanta nadie.

Ahora, la segunda forma de obtener reseñas es creando una automatización de petición de reseñas con herramientas de software, como pueden ser Jungle Scout o Helium. Y precisamente es para ponernos en contacto con nuestros clientes después de cada pedido y pedirles amablemente que nos dejen las correspondientes reseñas. Ya sabéis que la gente se olvida, y entonces es un pequeño recordatorio para que nos pongan reseñas.

Esto, obviamente, también lo podemos hacer sin herramientas de software, y lo podemos hacer manualmente, pero sería una verdadera locura, y no lo recomiendo. Tendrías que estar todo el día pendiente de si le has mandado el email, y si empiezas a tener cinco o diez pedidos todos los días, sería una locura absoluta. Entonces, que sepáis que este procedimiento del que os estoy hablando está totalmente aceptado y dentro de los términos y condiciones de Amazon, y ayuda definitivamente a incrementar la ratio de reseñas por cada pedido.

Así que, estos son los dos esfuerzos que vamos a utilizar para ir consiguiendo reseñas poco a poco, e iremos consiguiendo de esta manera la prueba social que tanto anhelamos los vendedores de Amazon. Entonces, os dais cuenta de que en este momento hemos conseguido ya velocidad de ventas y también tenemos reseñas, y este procedimiento es un procedimiento que tenemos que repetir una y otra vez en bucle hasta que nuestro producto haya conseguido la suficiente masa crítica, y podamos seguir nuestro camino de expansión.

Cuando nos sintamos cómodos con la posición en la página de resultados que tiene nuestro producto en cada país, lo que vamos a hacer es dejar el precio en el precio objetivo. Si ya lo hemos promocionado con el precio objetivo o si lo hemos promocionado con el precio breakeven, entonces iremos subiendo poco a poco el precio en pequeños intervalos, por ejemplo, un 5%, para que Amazon no nos quite la Buy Box, que es la cajita naranja de “comprar ahora”.

En cada intervalo o en cada subida de precio, lo que tenemos que hacer es tener, una serie de ventas o unas cuantas ventas para que se vaya solidificando en ese nivel de precio y poder decirle a Amazon que ese precio tiene sentido y que, aunque se haya subido el precio, existen ventas en ese nivel. Eso hay que hacerlo así sí o sí, porque de esa manera establecemos siempre cada uno de los niveles de precio para que Amazon simplemente no vea que es un comportamiento extraño que estamos intentando utilizar, que no sea demasiado radical y que no nos vayan a quitar la Buy Box.

Entonces, una vez llegados a este punto, lo único que tenemos que hacer es traducir en nuestro listado, si es que no lo tenemos traducido todavía, y comenzar el lanzamiento de nuestro producto en el resto de los marketplaces, en el resto de los países, empezando otra vez desde el punto de la velocidad de ventas.

Bien, ahora vamos a ver cómo podemos utilizar los chatbots para posicionar nuestros productos dentro de Amazon. En este procedimiento vamos a utilizar dos herramientas fundamentales, aparte de Amazon, que son ManyChat y Facebook. Entonces, para poder conseguir la velocidad de ventas que necesitamos para nuestro producto, lo primero que vamos a hacer es activar las campañas de PPC de una forma muy, pero que muy agresiva.

Es decir, desde el momento t = 0, cuando nuestro producto toca los almacenes de Amazon y está a la venta, vamos a activar las campañas de PPC, tanto automáticas como manuales. Y aquí no vamos a ir a ganar dinero. Aquí vamos a ir a generar ventas rápidamente, para aprovechar esa luna de miel que nos suele dar Amazon de unos tres meses aproximadamente.

Y ahora, en paralelo, vamos a hacer lo que le llamamos la fase 1 y la fase 2 de la promoción. La fase 1 la vamos a realizar cuando nuestro producto esté totalmente perdido en esa maraña de resultados de Amazon, como puede ser la página 15 o la página 20 de los resultados, y por supuesto, en esos lugares, nadie nos va a encontrar. Entonces, vamos a poner anuncios muy sencillos en Facebook con ofertas especiales para nuestro producto, y estos anuncios van a llevar a los clientes potenciales de Facebook a una conversación a través de Facebook Messenger automatizada con un robot de ManyChat, de tal manera que nosotros no vamos a tener que intervenir en absoluto en la conversación, y vamos a poder realizar las ventas diarias que queramos sin estar delante siquiera de la pantalla.

Que sepáis que, en esta conversación con los clientes potenciales, todo va a estar perfectamente medido y calculado para que nuestro cliente compre nuestro producto con un URL específico, y estas compras lo que van a hacer es ayudar a incrementar el posicionamiento de nuestro producto, al menos a la página 2 o a la página 3 de resultados con respecto a nuestras palabras clave de interés.

Luego, por supuesto, la fase 2 consiste en hacer exactamente lo mismo, pero en vez de hacer el procedimiento con el URL, lo vamos a hacer con una estrategia que se llama “Buscar, encontrar y comprar”. Es totalmente diferente, y el objetivo de esta fase es llevar nuestro producto desde la página 2 o la página 3 donde se encuentre a la página 1, en los primeros cinco resultados.

Por supuesto, dependiendo del posicionamiento de tu producto. Nada más empezar, desde el momento en el que lo lanzas, cada uno va a tener que escoger si quiere hacer la fase 1 y después la fase 2, o pasar directamente a la fase 2. Si tú producto, por defecto, inicialmente, está muy bien posicionado, a lo mejor simplemente tienes que hacer la fase 2.

Ahora no es el momento de indagar en todos estos conceptos con mucho más detalle porque si no el vídeo sería demasiado largo, pero la conclusión es que esta estrategia de los chatbots, de los robots, es la más potente y escalable que yo jamás haya visto.

Bien, esto es todo. Espero que os haya gustado el vídeo, espero que os sirva como breve resumen o esquema de lo que realmente es la venta en Amazon. Y si os ha gustado, me encantaría que os suscribierais a mi canal.

Y para los que estéis interesados en este increíble y maravilloso mundo de Amazon, ya sabéis que podéis contar con informaciones que las tenéis justamente debajo del vídeo, y donde vais a poder aprender exactamente todo lo que he hecho yo para llegar a donde me encuentro a día de hoy, y lo vais a poder hacer en la décima parte del tiempo que lo hice yo, y por supuesto, ahorrando una verdadera fortuna en errores que nunca cometeréis.

Así que, sin más, muchísimas gracias, y nos vemos en el siguiente vídeo. ¡Chao!

Espero que os haya gustado el video, y para todos aquellos que queráis aprender más sobre el mundo de Amazon, os animo a que echéis un vistazo a mis cursos, sin más que decir ¡Muchas gracias y hasta la próxima!

Masterclass exclusiva de 15 minutos

Descubre el paso a paso que han seguido más +13.000 alumnos para facturar 20.000€/$ al mes aunque no tengas producto o experiencia previa